Luz

Instalaciones eléctricas en las viviendas: cómo elegir la más adecuada

Las instalaciones eléctricas en las viviendas se dividen en dos tipos: monofásica y trifásica. Saber elegir cuál te conviene más es determinante para el buen funcionamiento energético de tu hogar. 

En ese sentido, queremos compartir contigo esta guía donde encontrarás toda la información que necesitas para saber cómo elegir la instalación eléctrica ideal para tu vivienda. 

Instalaciones eléctricas en viviendas: consideraciones legales

Las instalaciones eléctricas obedecen a una serie de normas establecidas, tanto para las instalaciones de alta tensión como para las de baja tensión.

En el caso concreto de las instalaciones eléctricas de baja tensión, las habituales en viviendas, se rigen por el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión o REBT que tiene 3 objetivos:

  1. Preservar la seguridad de las personas y de los bienes.

  2. Asegurar el normal funcionamiento de las instalaciones, así como prevenir perturbaciones en otras instalaciones y servicios.

  3. Contribuir a la fiabilidad técnica y a la eficiencia económica de las instalaciones.

En base a esta norma, las instalaciones eléctricas deben ser ejecutadas por instaladores autorizados que tienen que proporcionar al titular: 

  • Certificado de la Instalación Eléctrica o Boletín eléctrico.

  • Instrucciones para el uso correcto y mantenimiento de la instalación eléctrica. 

  • Esquema unifilar, también llamado diagrama unifilar y que es un plano de la instalación con las características técnicas fundamentales de los equipos y materiales eléctricos instalados.

Cualquier modificación o ampliación en la instalación, necesita la elaboración de un complemento a lo anterior, en caso de que sea necesario.

Instalaciones eléctricas

Definición de instalaciones eléctricas en las viviendas

Las instalaciones eléctricas en las viviendas son el conjunto de aparatos y de circuitos asociados con el fin particular de utilizar la energía que llega desde la acometida de luz. Este elemento conecta la red de suministro eléctrico a la vivienda. 

Los encargados de distribuir la luz por toda la vivienda desde el panel de control o cuadro eléctrico son los circuitos eléctricos. Cada uno de ellos se encuentra controlado y protegido de cualquier sobrecarga o cortocircuito por un interruptor magnetotérmico o PIA, acrónimo de Pequeño Interruptor Automático.

Para acabar de resolver las dudas que te quedan sobre cómo debes elegir tu instalación eléctrica vamos a completar la información dada hasta aquí.

Los 5 circuitos eléctricos básicos de una vivienda

Los circuitos independientes configuran la instalación eléctrica interior de la vivienda y alimentan los distintos receptores instalados: puntos de luz y tomas de corriente. 

¿Sabes cuales son los 5 circuitos básicos de una vivienda? Te los contamos y te mostramos qué equipamientos eléctricos alimentan:

  1. C1: todos los puntos de iluminación.

  2. C2: corriente de uso general, del frigorífico y campana extractora.

  3. C3: cocina y horno.

  4. C4: lavadora, lavavajillas y calentador eléctrico. 

  5. C5: baños y tomas auxiliares de cocina.

Sin embargo, puede que tu vivienda necesite circuitos adicionales como son: 

  • C6: complementa al C1 con 30 puntos de luz. 

  • C7: adicional al C2. Se instala uno por cada 20 enchufes o si la vivienda tiene más de 160 m².

  • C8: alimenta la calefacción eléctrica (aunque no se necesite en un principio, se puede dejar preparado por si se necesita en un futuro).

  • C9: se ocupa del aire acondicionado.

  • C10: alimenta la secadora.

  • C11: este circuito es muy interesante en previsión de que quieras instalar un sistema de domótica de automatización de tu vivienda. 

  • C12: circuitos adicionales a C3, C4 o C5.

Tras estas precisiones sobre los circuitos eléctricos, ha llegado el momento de abordar los tipos de instalaciones eléctricas.

Tipos de instalaciones eléctricas en viviendas

Existen 2 tipos de instalaciones eléctricas en viviendas entre los que puedes elegir teniendo en cuenta la potencia que necesitas contratar para el correcto funcionamiento de tu equipamiento eléctrico. 

Monofásica

La instalación monofásica es la más corriente. Se atribuye a potencias contratadas hasta 10 kW y cuenta con una única corriente alterna. 

Las tensiones normalizadas de este tipo de potencia se establecen a 220 o 230 voltios. Por esta razón la potencia máxima que se puede contratar es de 13,86 kW para 220 voltios y 14,49 kW para 230 voltios.

Trifásica

La instalación trifásica cuenta con 3 fases porque divide la potencia de la instalación entre cada una de ellas. Su tensión normalizada se suele adaptar a 380 o 400 voltios. La potencia contratada para este tipo de instalación parte obligatoriamente de 15 kW, no puede ser inferior. 

De forma general, para saber qué tipo de instalación tienes, fíjate en cómo son tus protecciones o interruptores principales del cuadro eléctrico

Si llegan dos cables a ellos, se trata de una instalación monofásica y si llegan cuatro, entonces es una instalación trifásica. Puedes también comprobar la información en tu factura de la luz o en tu Boletín Eléctrico. En cualquier caso, tu suministradora de energía podrá ayudarte. 

En este tipo de instalación has de tener precaución con relación a tus electrodomésticos: si no son trifásicos saltarán los plomos por la acción del Interruptor de Control de Potencia o ICP

Elegir la instalación eléctrica más adecuada para ti: consejos

La potencia que requieren tus electrodomésticos y equipos eléctricos determina el tipo de instalación eléctrica más adecuada para ti. Ten presente lo siguiente a modo de resumen: 

  • Monofásica

Es el tipo de instalación que te conviene siempre que no superes el límite establecido de 13,86 kW para 220 voltios y 14,49 kW para 240 voltios. 

  • Trifásica

Si necesitas potencia a partir de 15 kW, esta es la instalación que necesitas. Suele ser el caso de casas de campo o de viviendas a gran distancia del punto de conexión con la distribuidora. 

En conclusión, si deseas cambiar el tipo de instalación que tienes en tu vivienda, debes comunicar tu intención a tu comercializadora que será la encargada de tramitar el proceso con la distribuidora y te enviará a un técnico autorizado. 

Si hablamos de precios, el presupuesto del cambio de potencia de tu instalación puede suponer entre 350 - 500 €.  En cuanto al precio de una instalación eléctrica de obra, el importe depende de las características de la vivienda pudiendo ir de 500 € a más de 5.000 €.

No te preocupes, en Todoluzygas.es te ayudamos a cambiar de potencia y a encontrar la mejor tarifa para ti.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el