Lectura estimada gas

La lectura estimada del gas se produce habitualmente por la imposibilidad de realizar la lectura real del contador de gas de un inmueble. Una lectura estimada conlleva asimismo facturas de gas estimadas, lo que siempre supone una molestia para el usuario.

¿Por qué se dan las lecturas estimadas del gas?

Las lecturas estimadas del gas ocurren cuando no se ha podido realizar la lectura del contador de gas natural, bien sea por avería o por imposibilidad de acceder a este dispositivo de medición.

A diferencia de lo que ocurre con la luz, la mayor parte de los contadores de gas en España –el 72% según estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)– son analógicos, por lo que no cuentan con capacidad de transmitir los datos de las lecturas de manera remota ni por medio de otros servicios avanzados.

Así las cosas, para efectuar las lecturas del contador de gas natural, todavía es necesario que personal técnico de la compañía distribuidora se desplace a los domicilios o comunidades de vecinos para acceder a este dispositivo y anotar los datos de consumo de gas. 

Sin embargo, en ocasiones los técnicos se encuentran con la imposibilidad de realizar la lectura, bien por avería –más raramente– o porque no se les ha facilitado el acceso al contador.

Sea por la razón que sea, si la lectura del contador no se puede llevar a cabo y a la compañía comercializadora no le llegan tus datos de consumo actualizados, ésta emitirá una factura estimada, cuyo importe se calculará tomando como referencia tus consumos de gas anteriores. 

Lectura estimada del contador del gas

¿Cómo se reflejan los consumos estimados en la factura del gas?

Todas las facturas del gas natural, tanto las del mercado libre como la de las tarifas reguladas TUR, incluyen como mínimo un gráfico comparativo del consumo entre facturas, además de otros datos como:

  • Consumo total.

  • Consumo medio.

  • Consumo medio diario.

  • Consumo total anual acumulado.

Estos datos están implicados en el cálculo de la factura y su visualización gráfica te permite analizar tus tendencias de consumo de gas natural. 

En el caso de que la lectura del contador no se haya podido realizar, es en este gráfico donde aparecerá el consumo estimado, normalmente con un color diferente para que lo puedas distinguir fácilmente de los datos de lecturas reales.

El consumo estimado se calcula con un algoritmo en el cual interviene el consumo de gas realizado en el mismo periodo del año anterior, los consumos previos a la estimación, así como la ubicación del punto de suministro.

En cualquier caso, debes saber que en el momento que ya se pueda llevar a cabo una lectura real del contador de gas, los datos se “cuadrarán” y finalmente terminarás pagando por lo que realmente has consumido de gas. Se trata por tanto de una situación provisional, hasta contar con la lectura real.

¿Cómo se corrigen los importes cobrados mediante lecturas estimadas?

  • En el caso de que te hayan cobrado de más, en la siguiente factura con lectura real se te descontará lo abonado.

  • Si te han cobrado de menos, en el siguiente recibo se te añadirán los consumos reales que pudieran estar pendientes.

¿Cómo puedes evitar recibir una factura con lectura estimada?

El mejor modo de evitar que se acumulen lecturas estimadas del gas es que te asegures de enviar los datos del contador directamente a la compañía distribuidora. 

Estas compañías suelen poner a disposición de los clientes distintos canales para que les puedas facilitar estas lecturas.

  1. Cartel de aviso de lecturas. Las distribuidoras suelen colocar un cartel de aviso en las comunidades de vecinos notificando que durante aproximadamente una semana, los vecinos podrán hacer la lectura del gas y dejarlo escrito en el aviso de papel, o bien enviarlo por algún otro canal que la distribuidora tenga habilitado para ello.

  2. Lecturas por teléfono. Cada distribuidora tiene un número de teléfono específico para esta gestión, en el que te solicitarán el código CUPS o el DNI del titular del suministro y el número que marca el contador.

  3. Lecturas del contador online. En los últimos años las compañías han puesto a disposición de los usuarios distintas opciones para enviar las lecturas vía online: a través de un formulario, del área de clientes o mediante una aplicación móvil, según la distribuidora.

Para dar la lectura del contador del gas natural lo primero que debes hacer es localizar este dispositivo, que puede estar instalado en el interior de tu inmueble o en el cuadro de contadores del edificio. 

Una vez hayas accedido al contador, verás un número de 8 cifras con formato 00000,000 en el que los 3 decimales aparecen resaltados en color rojo, junto a la indicación de que son metros cúbicos (m3).

Por ejemplo, 01547,397 m3

Únicamente deberás indicar a tu distribuidora los 5 primeros números, los que están situados a la izquierda de la coma, en el ejemplo la lectura del contador sería “01547”.

¿Cada cuánto tiempo se realiza la lectura del contador de gas?

La frecuencia de lectura del contador de gas puede ser mensual o bimestral, y va a depender de tu consumo anual. Si es inferior a 100.000 kWh –lo más habitual en el ámbito doméstico y la pequeña empresa–, las lecturas se hacen cada dos meses, mientras que si es superior a esta cifra, las lecturas se realizan todos los meses.

Preguntas frecuentes relacionadas

¿Qué es la lectura estimada del contador de gas?

La lectura estimada del gas se produce habitualmente por la imposibilidad de realizar la lectura real del contador de gas de un inmueble. Una lectura estimada conlleva asimismo facturas de gas estimadas, lo que siempre supone una molestia para el usuario.

¿Qué ocurre si existe un error en mi contador de gas?

Contar con un contador de gas defectuoso supone como mínimo que te enfrentes a problemas económicos, burocráticos y hasta legales. 

Los errores en el contador del gas pueden derivar en una lectura de consumo inferior a la real, lo que implica que en el momento que se detecte el error, la compañía suministradora va a proceder a regularizar la situación con el consabido recargo en tu factura del gas. 

Por el contrario, si la lectura ha sido superior al consumo real, lo primero que tendrás que pelearte es que se reconozca este hecho para después solicitar que se te abone la diferencia. 

Para evitar este tipo de situaciones, controla las cifras con regularidad porque, en caso de que tu contador de gas esté estropeado, los números que registran el consumo no se moverán o incluso pueden ir hacia atrás. 

Siempre que detectes un comportamiento anómalo en tu contador de gas lo mejor es contactar con la empresa distribuidora o con un instalador técnico profesional y autorizado que detecte dónde está el problema. 

¿Cuándo dar la lectura del contador de gas natural?

Sobre los trámites relacionados con la lectura del contador de gas natural sobrevuela de forma recurrente la pregunta de cuándo debe el usuario o el personal de la empresa distribuidora aportar dicha lectura. 

La respuesta final a esta pregunta varía dependiendo del tipo de suministro recibido. 

Así, para consumos considerados como domésticos, esto es, inferiores a 15 kW y, tal como indica el Real Decreto 1718/2012, la información ha de recogerse de forma bimensual, lo cual significa que son 6 las lecturas de contador de gas natural que deben ser informadas por año.

Si el suministro es no doméstico, y tiene como receptores finales a negocios, empresas o comunidades que superan los 100.000 kWh anuales, la lectura del contador de gas se realizará con carácter mensual