¿Se puede cambiar el contrato de luz en alquiler?

Cambiar contrato de luz en alquiler

Cambiar el contrato de luz estando en alquiler es posible siempre que el contrato de arrendamiento no indique lo contrario. 

Te explicamos lo que tienes que tener en cuenta para realizar esta gestión de forma segura.

Cambiar de contrato de luz en un piso de alquiler

Cambiar el contrato de luz en un piso de alquiler para que recoja las verdaderas necesidades de energía del inquilino, sobre todo si se trata de un contrato de arrendamiento de larga duración, es muy recomendable y puede ahorrar disgustos y confusiones sobre la responsabilidad del contrato de suministro de luz o gas.

Y es que ser titular del contrato de luz tiene más importancia de lo que parece, ya que la persona que aparece como tal -aunque no sea la que realmente disfruta del servicio- es la responsable de estar al corriente de las facturas, de la gestión del contrato, así como de todas las incidencias relacionadas con el suministro (fallos en la instalación, cambios en la tarifa o potencia contratada…).

Por todo esto, tanto al inquilino como al arrendatario les interesa aclarar la situación de los contratos de suministros.

En cualquier caso, ¿qué dice la ley sobre esto?

La Ley de Arrendamientos Urbanos, en su apartado 20.3, aclara que “los gastos por servicios con que cuente la finca arrendada que se individualicen mediante aparatos contadores serán en todo caso de cuenta del arrendatario”, por lo que queda claro que los gastos de luz y gas –al medirse con contadores– corren a cargo del inquilino, que deberá aportar justificantes de su pago.

De todos modos, el inquilino, además de cumplir con su obligación de estar al corriente de los pagos de la electricidad, puede querer cambiar la domiciliación de los recibos en su cuenta corriente para mayor comodidad, cambiar a una tarifa de luz más económica o incluso cambiar de compañía si no está satisfecho con el servicio prestado. Para poder acceder a este tipo de gestiones del contrato de luz, es necesario realizar un cambio de titularidad.

Cambiar de titular del contrato de luz en alquiler

Lo más aconsejable es que tanto inquilino como arrendatario lleguen a un acuerdo para cambiar la titularidad de los contratos de suministros corrientes del inmueble: luz, gas o agua, para que en caso de que surja alguna incidencia, la responsabilidad recaiga sobre la persona que realmente está haciendo uso de esos servicios.

Es un modo también de evitar que el nuevo titular asuma deudas pasadas del inquilino anterior, siempre que se realice un proceso de cambio de titular de la luz sin subrogación de deuda, que implica que el nuevo arrendatario se desvincula de las deudas del anterior titular.

Al realizar un cambio de titular sin subrogación algunas compañías pueden solicitar una copia del contrato de alquiler o compra de la vivienda, con el fin de verificar las fechas en la que dicha vivienda aún estaba habitada por el anterior inquilino o propietario moroso.

Cabe destacar que cambiar la titularidad del contrato de electricidad es un proceso totalmente gratuito y que se podrá realizar tantas veces como se desee o necesite. 

En estos casos, para realizar dicho cambio de titular, tendrás que aportar a la compañía comercializadora de luz el contrato de alquiler.

En esta página te explicamos en detalle cómo cambiar el titular de la luz.

Cambiar de compañía de luz en alquiler

Si eres inquilino de una vivienda y quieres cambiar de compañía suministradora de luz para acogerte a una mejor tarifa o servicio, puedes hacerlo siempre que previamente hayas procedido a hacer un cambio de titularidad, como hemos comentado antes. 

En cualquier caso, nuestra recomendación es que revises tu contrato de arrendamiento, por si hubiera alguna cláusula que indicara la posibilidad o no de cambiar de compañía de suministro de luz o gas.

Cambiar condiciones contrato (tarifa, domiciliación, potencia) en alquiler

Una vez seas titular del contrato de electricidad de la vivienda, podrás cambiar de tarifa, modificar la potencia contratada o cualquier otro cambio en las condiciones del contrato.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores

Preguntas frecuentes relacionadas

¿Cuánto se ahorra con luces LED?

Son muchos los usuarios que se preguntan cuánto se ahorra con las luces LED. La respuesta es que elegir bombillas LED puede suponer un ahorro en consumo de hasta el 90% en comparación con otras opciones de iluminación también de bajo consumo. 

Pero el ahorro de este tipo de luminarias también llega desde otros frentes como la vida útil. En este sentido, la iluminación LED tiene una duración media de entre 20.000 y 50.000 horas, cifras muy superiores a sus competidoras incandescentes o halógenas.  

Por último, su mayor resistencia también redunda directamente en un menor gasto –o un mayor ahorro–, dado que al aguantar mejor los golpes y las vibraciones, la necesidad de comprar bombillas LED por rotura es mucho menor.  

¿En qué unidades se mide la tensión eléctrica?

La unidad de medida de la tensión eléctrica son los voltios, se representa por la letra “V” y comúnmente se le llama voltaje. 

Al voltaje o tensión eléctrica también se le conoce como diferencia de potencial eléctrico porque precisamente es lo que mide entre dos puntos, la cantidad de electricidad en forma de voltaje que pasa de un cuerpo a otro. 

La tensión eléctrica varía según el tipo de instalación al que nos refiramos. Así, en las instalaciones de baja tensión –generalmente domésticas– el voltaje oscila entre 220 y 230 voltios, en los de media tensión entre 1.000 y 36.000 voltios y en los de alta tensión más de 36.000 voltios. 

¿Es peligroso vivir cerca de un transformador eléctrico?

Son muchas las personas que se preguntan si es peligroso vivir cerca de un transformador eléctrico. La respuesta es tranquilizadora, ya que los transformadores eléctricos que se encuentran en las ciudades cerca de edificios residenciales y que transforman la corriente eléctrica de media a baja tensión se encierran por lo general dentro de armarios que están especialmente diseñados y equipados para limitar las radiaciones que emiten.  

En cualquier caso, la distancia de seguridad con las viviendas es muy variable y en algunos casos, incluso unas decenas de metros son suficientes para neutralizar el efecto del campo electromagnético creado.

Además de los campos electromagnéticos, los transformadores eléctricos son susceptibles de provocar explosiones e incendios.