¿Qué potencia de luz tienes que contratar en casa o en tu negocio?

Saber qué potencia de luz contratar es fundamental para cubrir adecuadamente las necesidades energéticas de una vivienda o local comercial, sin pagar de más en tu factura.

Te contamos todo lo que debes tener en cuenta para escoger la potencia eléctrica más adecuada para tu hogar o negocio. ¡Apunta!

¿Qué potencia de luz contratar?

La factura de la luz, que analizamos al detalle en este otro trámite, incluye dos elementos clave con los que se calcula el precio a pagar: la potencia eléctrica contratada y el consumo de luz realizado. 

En concreto, la potencia, también denominada término de potencia, es el principal coste fijo de la luz, ya que se abona en cada recibo según los kilovatios (kW) de tu contrato, incluso si no has hecho uso de la electricidad.

Por tanto, conocer cuál es la potencia de luz óptima te ayudará a ajustar los costes fijos de la factura y a entender mejor lo que te están cobrando en cada mensualidad.

Qué potencia de luz contratar

¿Cómo calcular la potencia adecuada para tu piso o negocio?

Existen dos situaciones en las que es muy recomendable que estudies a fondo este asunto de la potencia de luz: 

  1. Al cambiar de compañía eléctrica.

  2. Al contratar la luz por primera vez.

Te invitamos a revisar juntos las peculiaridades de cada caso.

Si vas a cambiar de compañía de luz

Si ya cuentas con un contrato de suministro eléctrico y quieres optimizarlo, lo primero es conocer cuántos kW tienes contratados. Uno de los modos más rápidos de averiguar este dato es consultarlo en alguna de las facturas de la luz, ya que es un punto que debe aparecer reflejado de manera obligatoria. 

Puedes encontrar la información de la potencia contratada bajo el apartado “Datos del suministro” o “Datos del contrato” de tu recibo de la luz,  junto a otros datos de la instalación como el código CUPS, la dirección de suministro o el número del contador, aunque esto depende mucho de cada comercializadora.

Como curiosidad y para que te hagas una idea, la potencia media contratada en los hogares españoles ronda los 4,6 kW para unos 292 kWh de consumo mensual según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).

Una vez sepas cuál es la potencia eléctrica que tienes contratada, debes consultar tu tipología de instalación: monofásica o trifásica. En la actualidad, la mayoría de las viviendas cuenta con un sistema monofásico, pero por si acaso, debes asegurarte. Este dato lo puedes revisar en tu factura de la luz o en el boletín eléctrico del inmueble. 

La principal diferencia entre una instalación monofásica y trifásica, es que la monofásica no puede superar los 15 kW de potencia, por lo que si necesitases una potencia de luz mayor, la instalación tendría que ser trifásica de manera obligatoria.

Si vas a contratar la luz por primera vez

Si no tienes todavía un contrato de suministro con alguna comercializadora, bien del mercado regulado PVPC o bien del mercado libre, el primer paso es consultar el boletín eléctrico de tu hogar o local. 

Este documento, también conocido como Certificado de Instalación Eléctrica (CIE), es indispensable a la hora de dar de alta o modificar algún aspecto de nuestro suministro de luz, también la potencia. 

¿Qué datos aparecen en el CIE que son importantes para decidir qué potencia contratar?

  • El tipo de instalación (monofásica o trifásica).

  • La potencia recomendada.

  • La potencia máxima admisible.

Este último dato, el de la potencia máxima, como hemos visto antes, dependerá de si nuestra instalación es monofásica o no, ya que la potencia máxima para las monofásicas es de 14,49 kW. 

En cualquier caso, la potencia eléctrica elegida nunca podrá ser superior a la potencia máxima admisible marcada en el Boletín Eléctrico. Si necesitas contratar una potencia de luz superior, deberás solicitar un nuevo certificado CIE y, si fuera necesario, hacer los cambios que requiera tu instalación eléctrica.

Tabla de potencias eléctricas recomendadas

Una vez hayas averiguado las características de tu instalación de luz y tu potencia contratada actual, es el momento de calcular las necesidades energéticas de tu vivienda o local. 

Para llevar a cabo la estimación de la potencia de luz a contratar puedes servirte de dos enfoques: 

  1. Según el número de electrodomésticos o aparatos eléctricos que hay en el hogar u oficina y si van a funcionar todos a la vez.

  2. Según las dimensiones del espacio.

Vamos a ver lo que tienes que tener en cuenta en cada tipo de cálculo. 

Según el equipamiento: electrodomésticos y otros aparatos

Te recomendamos que hagas una lista con todos los aparatos eléctricos que vayas a conectar, apuntando la potencia que requiere cada uno de ellos para funcionar (suelen indicarlo en las instrucciones y a veces en el propio aparato), para luego sumar este dato. La cifra total obtenida es lo que se conoce como la potencia instalada. 

En el siguiente cuadro recogemos un promedio de la potencia que consume cada tipo de electrodoméstico, para que te hagas una idea rápida de la potencia que podrías necesitar contratar.

 

Potencia (en kW) Potencia (en kW)
Frigorífico 0,25 - 0,5 kW
Vitrocerámica 0,9 - 2,0 kW
Lavadora 1,5 - 2,2 kW
Lavavajillas 1,5 - 2,2 kW
Horno 1,2 - 2,2 kW
Extractor humos cocina 0,07 - 0,2 kW
Microondas 0,8 - 1,1 kW
Televisión 0,15 - 0,5 kW
Ordenador portátil 0,18 - 2,0 kW
Calefacción eléctrica (bajo consumo) 0,4 - 0,8 kW
Aire acondicionado 0,9 - 2,2 kW

 

Así, obtendrás una estimación aproximada de la potencia eléctrica que necesitas y que nunca deberá ser menor a la del electrodoméstico de mayor potencia.

También deberás mirar cuántos aparatos vas a utilizar al mismo tiempo por lo general, ya que si algunos los usas habitualmente de manera esporádica, quizás podrías contratar una potencia de luz menor.

Muchas veces, la clave no está tanto en la cantidad de energía que consumes, sino en cómo y cuándo la consumes.

Según las dimensiones del espacio

Otra manera de calcular la potencia de luz a contratar es teniendo en cuenta la superficie de la vivienda o local y su equipamiento en aparatos eléctricos.

Para ello, se establecen tres niveles de clasificación:

  • Equipamiento básico. Muy pocos electrodomésticos, solo los más básicos como frigorífico, lavadora, vitrocerámica o similar y televisión. 

  • Equipamiento medio. Además de los básicos, aquellos hogares que cuentan con horno, aire acondicionado, lavavajillas.

  • Equipamiento alto. Espacios equipados con calefacción eléctrica, por ejemplo, suelo radiante, secadora, punto de recarga de coche eléctrico, varios ordenadores, etc.

Te proponemos echar un vistazo a la siguiente tabla de potencias eléctricas recomendadas según los metros cuadrados de tu vivienda o local y su nivel de equipamiento eléctrico.

Superficie (en m2) Equipamiento básico Equipamiento medio Equipamiento alto
Hasta 60 m2 3 kW 3,45 kW 4,6 kW
Hasta 90 m2 3,45 kW 4,6 kW 5,75 kW
Hasta 140 m2 4,6 kW 5,75 kW 6,9 kW
Más de 140 m2 5,75W 6,9 kW 8,05 kW

Los tramos de potencia eléctrica a contratar

Una vez que ya tengas una idea más definida de la potencia eléctrica a contratar, debes tener en cuenta que la potencia de luz se comercializa en tramos, que varían según tu instalación de luz sea monofásica o trifásica.

Te proporcionamos una tabla de potencias normalizadas, en función de tu tipología de instalación eléctrica.

Instalación monofásica (230 V) Instalación trifásica (3*230/400 V)
0,345 kW 1,039 kW
0,69 kW 2,078 kW
0,805 kW 2,425 kW
1,15 kW 3,464 kW
2,3 kW 6,928 kW
3,45 kW 10,392 kW
4,6 kW 13,856 kW
5,75 kW 17,321 kW
6,9 kW 20,785 kW
8,05 kW 24,249 kW
9,2 kW 27,713 kW
10,35 kW 31,177 kW
11,5 kW 34,641 kW
14,49 kW 43,648 kW

 

Debes saber que si tu instalación de luz no supera los 15 kW, por tanto, es monofásica, tienes la posibilidad de contratar los tramos de potencia en múltiplos de 0,1 kW. 

Te recordamos también que desde junio de 2021, los usuarios con suministros de menos de 15 kW -casi todos los domésticos y pequeñas empresas- tienen la posibilidad de escoger dos potencias diferenciadas, según dos franjas horarias diferentes: punta (más cara) y valle (más barata). Te explicamos las diferencias entre las franjas horarias de potencia en el siguiente trámite.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores

Preguntas frecuentes relacionadas

¿Cuánto de la factura de la luz son impuestos?

En España, aproximadamente un 33% de la factura de la luz se corresponde con impuestos. El principal y más importante es el IVA, que grava la luz con un 21%, un porcentaje muy superior al de otros países de la Unión Europea. 

El segundo impuesto más importante es el de Generación Eléctrica (7%), que no se repercute directamente en la factura, ya que corresponde a las centrales que producen la energía. Aunque en la práctica las eléctricas te lo cobran de forma indirecta en el recibo de la luz.

Por último, el tercer impuesto que pagas en la factura de la luz es el Impuesto Especial sobre la Electricidad (5%), que es independiente del consumo de luz. Su tipo impositivo viene también determinado por el Gobierno.

¿Cómo consultar la factura electrónica de la luz?

La factura electrónica de la luz es un documento en formato digital equivalente a la factura convencional impresa y que conlleva los mismos efectos legales. Te explicamos cómo puedes consultarla y sus principales ventajas.

¿Cómo sé cuál es mi empresa distribuidora?

Puedes comprobar cuál es tu empresa distribuidora de luz -la que te lleva la electricidad hasta tu domicilio o negocio- en el número CUPS de tu factura. Los 4 primeros números de este código identifican a la distribuidora. Estas son las cinco más importantes: Endesa (0031), Iberdrola (0021), EDP-HC Energía (0026), Unión Fenosa (0022) y Viesgo (0027). Además, hay más de 300 pequeñas distribuidoras independientes.