¿Cómo cambiar la potencia contratada de luz?

Cambiar la potencia contratada de luz para ajustarla a las necesidades de tu vivienda o negocio es un procedimiento rápido que te puede ayudar a ahorrar en la factura de electricidad, eso sí, siempre que hayas estudiado a fondo cuál es la potencia que más te conviene.

A continuación te vamos a explicar todo lo que tienes que tener en cuenta antes de decidir si tienes que aumentar o disminuir tu potencia de luz y si te compensa.

La potencia contratada de luz: qué es y qué supone en mi factura

La potencia contratada de luz es la cantidad de energía máxima con que cuentas en tu instalación eléctrica y que puedes utilizar para conectar aparatos de manera simultánea sin que “salten los plomos”, esto es, sin que se te vaya la luz. 

Esta potencia de luz se mide en kW (kilovatios) y es el principal componente del denominado término fijo de tu factura de la luz. En cada recibo pagamos un precio fijo por esta potencia contratada en kW, coste que es independiente de los consumos de luz realizados.

A más potencia contratada, más pagarás cada mes en tu factura eléctrica. Por lo que resulta muy importante hacer una estimación ajustada a tus necesidades reales.

Calcular las necesidades de potencia

El cálculo de la potencia de luz a contratar varía en función de las características del hogar o negocio y de tres factores principales:

  1. Las dimensiones del inmueble. 

  2. El número de personas que lo vayan a utilizar.

  3. El número de aparatos a conectar de manera simultánea. 

Por lo general, cuantas más personas vayan a utilizar un espacio y cuantos más aparatos se vayan a conectar al mismo tiempo, más potencia eléctrica se necesitará contratar para garantizar un suministro de luz sin interrupciones.

Del mismo modo, cuanto mayor es el tamaño de una vivienda o local, más necesidades de iluminación y de uso de aparatos eléctricos conlleva.

Puedes calcular la potencia eléctrica necesaria para tu vivienda o negocio de dos maneras:

  • Consultando con un electricista para que te haga un estudio en profundidad de tus necesidades. El profesional se desplazará a tu vivienda o local y revisará los tres aspectos anteriormente mencionados (metros cuadrados del espacio, número de personas y número de aparatos a conectar).

  • Haciendo el cálculo tú mismo. Para ello, deberás sumar la potencia de luz que necesita cada uno de los electrodomésticos de la vivienda para funcionar, así como los hábitos de uso de la electricidad por parte de las personas, para conocer si existen momentos o no en los que hay que utilizar todos los aparatos a la vez.

Muchas veces, la clave no está tanto en la cantidad de energía que consumes, sino en cómo y cuándo la consumes.

Las franjas horarias de la potencia

Desde junio de 2021, los usuarios con suministros de menos de 15 kW -casi todos los domésticos y pequeñas empresas-, tanto los del mercado regulado como del libre, tienen la posibilidad de escoger dos potencias diferenciadas, según dos franjas horarias diferentes: punta y valle. 

Los horarios de cada período son los siguientes:

  • Horario punta (más caro): de 8:00 a 24:00 horas de lunes a viernes, salvo festivos nacionales.

  • Horario valle (más barato): de 00:00 a 8:00 horas de lunes a viernes y todas las horas de los sábados, domingos y festivos nacionales.

Debes tener en cuenta que el precio de la potencia contratada en periodo de valle es un 95% inferior al del periodo de punta, por lo que con dos potencias contratadas -una para el horario valle y otra para el punta- es posible ajustar tu uso de la energía y ahorrar todos los meses en tu factura. 

Por ejemplo, si trasladas tu uso de la luz a los períodos valle de potencia y evitas poner todos los aparatos eléctricos a la vez, podrías contratar una potencia menor para las horas más caras y otra mayor para las más baratas. Así, el ahorro en la factura es directo, ya que, como hemos explicado, el término de potencia se cobra de manera fija todos los meses al margen de los consumos que hayas realizado.

Cambiar potencia contratada de luz

¿Cuándo deberías cambiar tu potencia de luz?

Para decidir si es el momento de cambiar de potencia de luz, además de haber hecho un análisis de tus necesidades y revisado tu uso de la electricidad, tienes que fijarte en un elemento importante de tu instalación: el ICP o Interruptor de Control de Potencia. 

El ICP es un dispositivo incorporado al contador de la luz, que sirve para cortar el suministro cuando la potencia eléctrica se sobrepasa, normalmente al conectar una gran cantidad de aparatos al mismo tiempo. El Interruptor de Control de Potencia ayuda a proteger la instalación eléctrica, evitando que se sobrecaliente y se produzcan cortocircuitos.

El ICP te puede ayudar a detectar la necesidad de aumentar o disminuir tu potencia eléctrica, a través de dos situaciones distintas:

  1. El ICP (Interruptor de Control de Potencia) salta a menudo y, por tanto, te quedas sin luz temporalmente hasta que lo reinicias.

  2. El ICP (Interruptor de Control de Potencia) nunca ha saltado. 

Si el Interruptor de Control de Potencia salta frecuentemente es una indicación clara de que la potencia contratada es insuficiente para las necesidades reales de tu vivienda o negocio y que seguramente vas a tener que aumentarla. 

En el segundo caso, si nunca has sobrepasado tu potencia de luz y el ICP no ha tenido que intervenir, podría ser una señal de que tu potencia contratada se encuentra bien ajustada o que incluso que podría bajarse en algún punto. 

¿Cuánto cuesta cambiar la potencia contratada?

Para llevar a cabo el cambio de potencia contratada de luz, bien de manera global o por tramos horarios, tienes que ponerte en contacto con tu compañía y abonar el importe asociado a esta gestión que depende de la tensión que tenga tu suministro eléctrico y de si aumentas o reduces la potencia.

En estos momentos, y de manera excepcional hasta el 31 de mayo de 2022, podrás modificar las potencias contratadas de manera gratuita hasta en dos ocasiones, con el fin de ajustar las potencias en hora valle y punta, siempre que no se supere la mayor de las potencias contratadas con anterioridad al 1 de junio de 2021. Una vez agotados estos dos cambios, las modificaciones de potencia deberán abonar los derechos de acceso y extensión que correspondan.

Coste de cambiar la potencia en baja tensión

Si tienes un suministro de baja tensión, que es lo habitual en el entorno doméstico, pequeñas empresas, oficinas, etcétera, el coste fijo -regulado por ley- de bajar o aumentar la potencia es de 10,94 euros. 

Además, si lo que vas a hacer es subir la potencia, deberás pagar 44,86 euros por cada kW de aumento. 

Si has reducido la potencia y luego necesitas aumentarla de nuevo, pagarás 23,84 euros por kW de aumento en lugar de los 44, 86 euros mencionados, siempre que no hayan pasado más de tres años desde dicha bajada.

Por otra parte, la compañía distribuidora de luz te solicitará el boletín electrónico o CIE (Certificado de Instalación Eléctrica) para verificar que tu instalación está en orden, y en caso de que la potencia que solicitas sea mayor de la que marca tu boletín o éste tenga más de 20 años, podría exigirte uno nuevo, cuyo coste ronda los 50-200 euros.

¿Cuántas veces se puede cambiar la potencia contratada?

Por ley, las distribuidoras de electricidad solo tienen la obligación de aceptar una solicitud de modificación de potencia cada 12 meses -salvo el período especial hasta el 31 de mayo de 2022, arriba mencionado-. 

Por lo tanto, si solicitas una modificación de potencia cuando aún no ha pasado un año desde la última petición, ésta podría ser rechazada.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores

Preguntas frecuentes relacionadas

¿Al hacer un cambio de comercializador hay que realizar alguna modificación en la potencia o en los equipos?

Cuando solicitas un cambio de comercializador no tienes que cambiar la potencia contratada anteriormente. Este cambio de compañía tampoco tiene por qué afectar a los equipos instalados en tu hogar o en tu negocio. 

De hecho, hacer cambios de potencia de luz atiende más a cambios en las demandas y necesidades de consumo, ya sean estas al alza o a la baja. 

Si consumes más energía de la que tienes contratada, a menudo te enfrentarás a que al usar varios equipos a la vez, el ICP o Interruptor de Control de Potencia “salte”. Por otro lado, si tu consumo energético real es mucho menor en términos de potencia consumida estarás soportando un cargo innecesario en tu factura mensual de la luz. 

¿Cómo saber si hay una avería de luz en mi zona?

Si tienes dudas respecto a si la avería de luz se ha producido solo en tu casa o si afecta también al resto del edificio o barrio, lo primero que tienes que hacer es localizar la extensión del problema. 

Una forma sencilla de salir de dudas es que compruebes si hay luz en las zonas comunes de tu edificio (pasillos, escaleras, etc.) o saliendo a la calle para valorar si el apagón afecta solo a tu bloque de viviendas o si también se ha quedado sin luz parte del barrio. En caso de que todo esté correcto, lo más probable es que la avería esté localizada únicamente en la instalación eléctrica de tu domicilio.

En cualquier caso, otra forma fácil y rápida de saber si existe alguna incidencia o corte programado de luz en tu zona, es contactar con el teléfono de incidencias de la distribuidora eléctrica correspondiente a tu área. Algunas compañías incluso posibilitan realizar esta consulta a través de su página web.

¿Cuánto se tarda en cambiar de compañía eléctrica?

El cambio de compañía eléctrica te puede suponer un plazo aproximado de entre 15 y 20 días hábiles, a partir de que entregues a tu nueva comercializadora eléctrica toda la documentación requerida. 

El tiempo máximo legal que te pueden hacer esperar para cambiar de compañía de luz es de 21 días hábiles. Recuerda además que en el período de tiempo entre la baja y el alta de proveedor es probable que te llegue una última factura de tu compañía anterior por los días que han estado prestando el servicio hasta el cambio con la nueva.