Gas

¿Cómo ahorrar gas en casa de forma sencilla pero consciente?

¿Quieres saber cómo ahorrar gas en casa? A veces es suficiente con adoptar de forma consciente pequeñas rutinas cotidianas para poder ver cómo tu factura de gas se reduce gracias a una mayor eficiencia energética. 

Hacer un uso racional de tus equipos, realizar el mantenimiento correspondiente o simplemente no perder el norte sobre qué temperatura es saludable para tu hogar, son algunos de los sencillos gestos que te acabamos de apuntar sutilmente y que vamos a completar con 8 consejos que te ayudarán a consumir menos gas de una manera muy sencilla pero consciente. 

8 consejos sobre cómo ahorrar gas en casa

Según datos del estudio SPAHOUSEC II del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía –IDAE– , el consumo medio de gas natural de las viviendas con calefacción, agua caliente y cocina a gas ya era de prácticamente 8.000 kWh anuales en 2019. 

Sin embargo, tal y como te venimos comentado desde el principio de este artículo, puedes ahorrar gas en casa fácilmente, así como reducir tu consumo integrando pequeñas rutinas y hábitos que te mostramos a través de 8 sencillos consejos.  

Potencia el aislamiento de tu vivienda

El aislamiento térmico influye directamente en el ahorro energético, más aún si tienes en cuenta que aproximadamente entre el 25 % y el 30 % de las necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.

De modo que la primera medida es potenciar el aislamiento de tu vivienda para aprovechar al máximo la energía.

Haz un uso racional de tus equipamientos

Cuando aumentas la calefacción en 1 solo grado, incrementas el consumo de energía aproximadamente entre un 7 y un 8 %. Por lo que si deseas reducir tu consumo de gas ajusta la temperatura y la potencia de tus equipos a tus necesidades. 

Recuerda que, según los expertos, la temperatura para disfrutar de confort en el interior de la vivienda se sitúa entre 19 °C y 21 °C en las habitaciones ocupadas durante el día y en 17 °C durante la noche.

En cuanto a la calefacción, la zonificación es una opción muy interesante que puedes aplicar en la gestión de la temperatura en tus espacios: no calientes las habitaciones que no utilizas y mantén una temperatura de confort en los los espacios que utilices cotidianamente. 

Haz del mantenimiento y la limpieza tus aliados en el ahorro

El mantenimiento de tus equipamientos de gas es crucial para sacarles el mayor partido, asegurando su eficiencia energética. Sigue estos 4 ecogestos:

  1. Purga tus radiadores antes de empezar a usarlos en invierno o si hacen ruido. 

  2. No dejes que se acumule polvo sobre ellos y no coloques ningún objeto delante.

  3. Realiza la revisión anual obligatoria del gas.

  4. Conserva tu caldera en perfecto estado pasando las revisiones estipuladas por el fabricante.

Usa paneles reflectantes para potenciar tus radiadores

La Organización de Consumidores y Usuarios –OCU– indica en sus recomendaciones para reducir el gasto de calefacción que colocar paneles reflectores detrás de los radiadores multiplica su efecto propiciando un ahorro de entre un 10 % y un 20 %. 

Ahorra con las calderas más eficientes

Los últimos modelos de calderas están preparados para ofrecer un alto rendimiento a 45 °C –algunas incluso a partir de 35 °C– a diferencia de las instalaciones más antiguas que funcionan con temperaturas entre 60 °C y 70 °C, algo que dispara considerablemente el gasto energético. 

Las calderas más eficientes son las de condensación con microrregulador incorporado que ofrecen un ahorro del 30 % con respecto a las convencionales. Y no solo eso, sino que además pueden llegar a reducir hasta un 70 % las emisiones de óxido de nitrógeno –NOx– y de dióxido de carbono –CO2–. 

Reduce tu consumo de agua caliente

El agua caliente es otro factor determinante para reducir el consumo de gas en tu vivienda de forma sostenible. Descarta llenar la bañera, aunque tomar un baño sea muy apetecible, y no dejes correr el agua caliente cuando no la estés usando. Parece obvio, pero fíjate bien en esos pequeños gestos.

Alíate con la tecnología

Actualmente la tecnología te permite ahorrar mucho gas en tu casa gracias al uso de termostatos para calderas de gas y de la implantación de sistemas de domótica que se pueden programar a distancia y que se adaptan totalmente a tu perfil como consumidor. 

Dispones también de termostatos que te permiten regular el agua caliente desde el mismo grifo a una temperatura constante para que no tengas que perder tiempo y agua en hacerlo. 

Y por último, también en lo que concierne al agua caliente, deja los grifos siempre en posición fría así no activarás la caldera de manera innecesaria. 

Sigue las recomendaciones de los profesionales

Otro consejo para ahorrar gas en tu hogar es respetar las recomendaciones de los fabricantes de los componentes de tus instalaciones, así como elegir electrodomésticos y dispositivos que dispongan de una etiqueta de eficiencia energética lo más cercana posible a la letra A que es la más eficiente. 

Además el certificado de eficiencia energética de tu vivienda debe incluir medidas de mejora para ahorrar energía. ¡Consúltalo e intenta aplicarlas!

Bonus: ahorra gas natural con una tarifa que se adapte a tus necesidades

Si sigues preguntándote cómo ahorrar gas en el hogar, verifica si tu tarifa de gas natural se adapta a tus necesidades y comprueba las bonificaciones o descuentos que existen en las suministradoras en contratos conjuntos de luz y gas, por ejemplo. 

Cómo ahorrar gas en casa de forma fácil y consciente

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el