Luz

¿Cuánto consume una lavadora?

El consumo de la lavadora es incluso superior al del horno y el tercero en importancia en una vivienda después de la nevera y el televisor (siempre que de este último se haga un uso intensivo). Piensa que la lavadora es uno de los electrodomésticos más habituales en los hogares y se suele utilizar de 3 a 5 veces por semana.

Entender en qué consiste su consumo te va a permitir utilizarlo de manera más eficiente, así como poder ahorrar mes a mes en tu factura de la luz.

Por este motivo, en este artículo vamos a entrar en detalle en el consumo de la lavadora y a compartir contigo algunas recomendaciones de cómo utilizarla con la intención de que optimices su uso y consigas un mayor ahorro energético.

Consumo de la lavadora: todo lo que tienes que saber

El consumo de la lavadora, como ocurre con todo tipo de electrodomésticos, se encuentra ligado a factores diversos como la potencia y eficiencia del aparato y, por supuesto, al uso que le des.

En los siguientes apartados vamos a ir abordando cuestiones esenciales ligadas al consumo energético de este electrodoméstico.

Datos oficiales sobre el consumo de la lavadora

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) en su informe de Consumo por usos del sector residencial, la lavadora supone de media un 11,8 % del consumo total de los electrodomésticos, por encima del consumo de horno eléctrico, aunque este hecho pueda parecer sorprendente.

En principio, tal y como señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), un electrodoméstico no debe superar los 91 kWh de consumo anual. 

En lo que respecta al ciclo de lavado, no debe superar los 0,87 kWh y las emisiones de CO2 anuales deben ser inferiores a 28 kg.

En lo tocante a la eficiencia energética, el IDAE ha realizado un estudio de la energía eléctrica consumida por una lavadora al año en función de la etiqueta de eficiencia energética con la que cuenta.

Los resultados sitúan el gasto anual entre 250,80 kWh para los modelos con letra A, la más eficiente, y 570 kWh, los que cuentan con la letra G, la menos eficiente.

Cálculo del consumo eléctrico por lavado

El consumo eléctrico de la lavadora se expresa en watts (o vatios en español).

Suponiendo que cuentas con una lavadora con una potencia de 2.000 W, pero vas a utilizar un programa con una duración total de 1 hora con un ciclo de lavado que trabaja a 1.500 W, el consumo será:

1.500 W x 1 / 1.000 = 1,5 kWh (kilovatios hora)

Transformar el consumo de vatios en kilovatios hora te permite valorar lo que supone el uso de la lavadora con respecto a tu gasto energético que se expresa en esa medida en tus facturas de luz.

En su Guía práctica de la energía, el IDAE mantiene que la mayor parte del consumo de una lavadora corresponde al calentamiento del agua que puede significar hasta un 85 %.

Para que tengas un rango de valores orientativos, la media del consumo por lavado se sitúa entre 0,5 a 3,5 kWh por cada carga, según, como venimos apuntando, dependiendo del ciclo que utilices y de si utilizas o no agua caliente, entre otros factores.

Consumo de agua 

En lo que respecta al agua, una lavadora con una carga de 7 kg consume entre 42 y 62 litros de agua para completar su ciclo, tal y como señala el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que concuerda con la información proporcionada por los principales fabricantes, siempre dependiendo de la eficiencia del aparato y del programa activado.

Por esta razón, se muestran como una mejor opción las lavadoras de 5 kg siempre que no necesites una capacidad superior de manera continuada.

Otra alternativa eficiente son las que detectan el peso de las prendas y adaptan su programa exactamente a las necesidades de cada lavado.

Consumo de la lavadora

¿Cómo reducir el consumo de la lavadora y ahorrar?

Llegados a este punto, probablemente te preguntes si existe la posibilidad de disminuir el consumo de la lavadora.

La respuesta es que sí, ahorrar con la lavadora es posible adoptando algunas de las recomendaciones que te exponemos a continuación:

  1. Intenta no abusar de los lavados con agua caliente que, además, pueden estropear ciertas prendas. Gracias a la tecnología del propio aparato y de los detergentes de calidad, los lavados con agua fría resultan muy eficaces.
  2. Adapta los lavados a la carga de ropa que vayas a lavar.
  3. Programa el encendido en diferido de tu lavadora para que se active en las horas más económicas de la tarifa de luz que tengas contratada.
  4. Añade la cantidad de detergente adecuada. Recuerda que no por poner más, tu aparato lava más o mejor.
  5. Mantén tu lavadora con el filtro limpio. Si está sucio, consume más energía de la necesaria inútilmente.
  6. Actualiza tu vieja lavadora por una más eficiente, con etiqueta energética de clase A en la medida de lo posible, y que incorpore las últimas innovaciones en la acción mecánica del lavado como un mejor diseño del tambor, orificios, etc.
  7. Valora invertir en una lavadora con sonda de agua. Estos aparatos miden la suciedad del agua y solo la cambian cuando es necesario, reduciendo considerablemente el gasto de agua.
  8. Elige una lavadora bitérmica que cuenta con 2 tomas diferentes de agua y que toman el agua caliente de tu circuito de Agua Caliente Sanitaria (ACS) que puede provenir de una instalación de autoconsumo de energía solar térmica, entre otras posibilidades sostenibles.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el