¿Qué diferencias hay entre una batería física y una virtual?

Para saber si es mejor una batería física o una virtual para tu instalación de autoconsumo, te diremos que todo depende del tipo de instalación y de tu perfil como consumidor, eso sí, ambas te permiten ahorrar luz.

La batería física almacena localmente la sobreproducción de electricidad de tus paneles solares, mientras que la batería virtual acumula saldo a tu favor.

Para ayudarte a disipar las dudas en cuanto a estas dos opciones de aprovechamiento de tus excedentes eléctricos creemos que la mejor opción es mostrarte las diferencias entre la batería física y la virtual. Conocerlas en detalle va a aumentar tu capacidad para reducir la factura eléctrica.

¿Batería física o batería virtual para autoconsumo?

Elegir entre una batería física o una virtual depende de múltiples factores que vamos a ir abordando en este artículo a través de sus diferencias.

Partimos de que ambas son soluciones de aprovechamiento de los excedentes de una instalación de autoconsumo fotovoltaico. En otras palabras, permiten rentabilizar la energía que produces con tus paneles solares y aquella que no consumes.

Antes de detallar sus rasgos diferenciadores, es importante que entiendas en qué consiste cada una y la mejor manera de conseguirlo es a través de su definición.

¿Qué es una batería física en autoconsumo?

Una batería física en autoconsumo es un dispositivo que almacena localmente como electricidad, ya sea en tu vivienda o en tu negocio, la energía solar que has captado con tus paneles fotovoltaicos, en vez de volcarla a la red eléctrica. 

Gracias a este funcionamiento, dispones de electricidad lista para ser consumida cuando lo necesites, aunque tu instalación de autoconsumo en ese momento no esté produciendo energía.

Esto puede darse cuando no hay suficiente sol para abastecerte como en un día nublado o durante la noche.

De modo que, con una batería solar física vas a poder alimentar tus electrodomésticos y aparatos electrónicos cuando lo necesites, incluso si sufres un apagón.

¿Qué es una batería virtual en autoconsumo?

Una batería virtual en autoconsumo es un servicio digital de compensación de excedentes con base en un acuerdo comercial entre la empresa suministradora de energía y el cliente. En virtud de este acuerdo, los excedentes de la instalación de autoconsumo se acumulan en forma de saldo a favor del cliente, que es el productor de la electricidad.

La energía se vuelca a la red eléctrica y recibe un valor económico según las condiciones del contrato y el precio del mercado eléctrico, generando un saldo que se va a descontar de las facturas de la luz futuras.

En cierto sentido, este funcionamiento convierte a la red eléctrica en una suerte de batería de gran volumen.

Cabe precisar que en una instalación de autoconsumo con compensación de excedentes el importe queda limitado en el Real Decreto 244/2019, concretamente en el artículo 14 donde se explicita que el valor económico del excedente no puede superar el valor económico de la energía consumida en un mes.

Esto implica perder la energía producida que supere ese valor, mientras que con una batería virtual, el saldo se acumula para las facturas sucesivas o puedes utilizarlo en otras viviendas de tu propiedad, siempre que la comercializadora de luz sea la misma.

Así las cosas, si cuentas con una batería solar virtual, vas a abonar la diferencia entre el saldo y tu energía consumida o bien vas a llegar a la factura de luz de coste cero.

Batería virtual o física
¿Necesitas ayuda para contratar o cambiar de compañía de luz?

5 diferencias básicas entre batería física y virtual

Para continuar hablándote de los rasgos diferenciadores entre una batería virtual y una física en los siguientes apartados hemos reunido 5 diferencias que te van a servir de guía para elegir el sistema que mejor se adapte a tu perfil de consumidor.

Inversión y mantenimiento

A diferencia de las baterías físicas, las baterías virtuales no requieren de ningún tipo de instalación ni mantenimiento más allá de la cuota, en caso de existir, que debas abonar por el servicio proporcionado por tu comercializadora.

Cuando vas a instalar una batería o varias baterías físicas, debes tomar en consideración el presupuesto inicial que vas a necesitar pero también el espacio.

Por otro lado, es preciso que tengas presente que los elementos físicos requieren de un mantenimiento adaptado, como el resto de los componentes de tu instalación solar.

En ese mismo sentido, las baterías físicas han de recibir el mantenimiento necesario, al igual que el resto de componentes de tu instalación de autoconsumo eléctrico.

En todo caso, solicita información en tu ayuntamiento sobre las ayudas y subvenciones para instalaciones de autoconsumo y sistemas de acumulación de energía eléctrica renovable que puedan estar vigentes.

Aprovechamiento de la energía solar

La manera de aprovechar la energía solar producida sobrante con respecto al consumo es diferente, como hemos avanzado en su definición.

Mientras que la batería física la acumula en el mismo punto de suministro en forma de electricidad, la batería virtual la vende a la comercializadora y acumula saldo a favor del cliente.

Capacidad de las baterías

En lo tocante a la capacidad, en la batería física está precisamente limitada a la capacidad de almacenamiento directo de la batería o sistema de baterías que hayas instalado.

En cambio, una batería virtual no tiene límite de capacidad puesto que no almacena energía, sino dinero por lo que dependen de la red y de las políticas de compensación que hayas acordado con la comercializadora de luz. 

Capacidad de ahorro

Si te preocupa la capacidad de ahorro y dudas si elegir entre una batería virtual o física, ambos sistemas te permiten ahorrar en tu factura de la luz.

La física, al restar el importe de tu saldo a favor de la factura, y la virtual, al propiciar un menor consumo de electricidad de la red.

Conexión a la red y potencia

Estos últimos factores diferenciadores resultan básicos: la batería virtual requiere obligatoriamente que puedas estar conectado a la red eléctrica y que la potencia de tu instalación de autoconsumo no supere los 100 kW.

Por lo que si no puedes cumplir con estos 2 requisitos esenciales, debes desestimar la batería virtual y optar por baterías físicas.

Ahora bien, si cumples con estas condiciones existe una tercera vía: combinar ambos sistemas para un máximo ahorro y una máxima seguridad en cuanto a la continuidad del suministro de electricidad verde.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el