Baterías solares

Las baterías solares son partes fundamentales de una instalación fotovoltaica que permiten acumular energía. Descubre los diferentes tipos que existen y sus características. 

¿Qué son las baterías solares?

Las baterías solares son dispositivos preparados para almacenar la energía generada por las placas solares con el objetivo de utilizarla posteriormente a su producción. 

Resultan ser de los componentes esenciales de una instalación de energía solar junto con los paneles solares, el regulador y el inversor solar

Gracias a estas baterías puedes disfrutar de una instalación autónoma y aprovechar la energía generada de manera eficiente. 

Baterías solares

Tipos de baterías solares

En el mercado encontrarás 5 tipos de baterías solares principales: 

  1. Plomo ácido abierto o monoblock.

  2. AGM.

  3. Gel.

  4. Estacionarias.

  5. Litio.

Nos adentramos en sus características y usos en los siguientes apartados. 

Plomo ácido abierto o monoblock

Esta clase de baterías es interesante en instalaciones solares pequeñas como casetas o viviendas de uso puntual y también en conexiones aisladas destinadas a un ordenador o una nevera por ejemplo. 

Ten en cuenta que el rendimiento de estas baterías se sitúa en torno al 80 % y el 85 % por lo que perderás casi un 20 % de la energía generada por tus placas solares

Por otro lado, al provocar evaporación de gases, las baterías monoblock necesitan un mantenimiento anual y no pueden ser instaladas en lugares cerrados sin ventilación.

AGM

Las baterías AGM –del inglés Absorbed Glass Material– son baterías selladas de plomo ácido que además integran una válvula que renueva automáticamente la producción de energía sin tener que llenar la batería de ácido. 

Son adecuadas en instalaciones solares de picos de corriente elevados como se dan en los arranques de motores o de coches eléctricos. 

Gracias a ello cuentan con las siguientes ventajas con respecto a las anteriores: 

  • Mayor vida útil. 

  • Mayor rendimiento.

  • Buen arranque en frío. 

  • Carga rápida.

  • Sin mantenimiento.

Las baterías AGM son idóneas en instalaciones de consumo medio o bajo –como caravanas o barcos– o para ampliar la capacidad de los kits de energía solar.

Gel

Las baterías de gel se fabrican con un electrolito tixotrópico frío gelificado y cuentan con hasta un 30 % más de vida útil que las de AGM. 

Pueden colocarse tumbadas, siendo perfectas en instalaciones que requieren de una disposición específica. 

Suelen emplearse en sistemas de telecomunicaciones, instalaciones solares de uso medio, scooters, etc.

Estacionarias

Estos acumuladores solares están formados por elementos de 2 voltios conectados en serie hasta que se alcanza la tensión de trabajo necesaria en una instalación solar y que pueden acumular grandes cantidades de energía.

Suelen utilizarse en aplicaciones sin movimiento con consumos medios o altos de uso continuado y con picos de corriente moderados como ocurre en instalaciones fotovoltaicas para viviendas. 

Litio

Las baterías de litio son acumuladores de energía que utilizan como electrolito sales de litio. Las encontrarás en múltiples dispositivos a tu alrededor como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, patinetes y también en instalaciones solares para el autoconsumo eléctrico.   

Su gran éxito se basa en las grandes ventajas que proporciona: 

  • Tienen mayor vida útil que las de plomo.

  • Resultan mucho más fiables.

  • Se cargan más rápido. 

  • Ocupan menos espacio. 

  • No necesitan mantenimiento.

El litio tiene una eficiencia cercana al 100 % lo que significa que el 100 % de lo producido por tus baterías se acumulará en su práctica totalidad.

Usos de las baterías solares en tu vivienda

Para calcular las baterías que necesitas en la instalación fotovoltaica de tu vivienda debes tener claro cuál es tu objetivo: 

  • Ahorro en tu factura energética. 

  • Protección ante un apagón.

  • Autosuficiencia energética.

Te ampliamos esta información seguidamente. 

Ahorro en la factura energética

Si quieres ahorrar el mayor importe posible necesitarás contar con el almacenamiento suficiente para cubrir tu consumo cuando tus paneles solares no estén produciendo energía. Para ello, necesitarás entre 1 y 2 baterías. 

Protección ante un apagón

En este caso, cuando el suministro eléctrico cae por alguna razón técnica y se produce un apagón eléctrico, por regla general tendrás suficiente con una batería de litio para cubrir tu demanda puntual. 

Autosuficiencia energética

En el caso de que estés buscando disponer de una instalación para autoconsumo fotovoltaico te aconsejamos solicitar a expertos en ese tipo de instalaciones un estudio pormenorizado para determinar tus necesidades energéticas, y las condiciones de almacenamiento de excedentes según las características de tu vivienda y de tus hábitos de consumo. 

Si estás pensando en pasarte a la energía solar, puedes consultar las ayudas y subvenciones que promueven la eficiencia energética.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores