Luz

¿Cómo calcular el consumo de electricidad en kWh?

Calcular el consumo de electricidad en kWh de tu vivienda o negocio te ayuda a ser más eficiente, a detectar posibles pérdidas de energía y a comparar tu tarifa de luz con otras del mercado eléctrico. Todo ello propicia que puedas ahorrar en tu factura de la luz.

Piensa, además, que al conocer tu gasto medio diario o mensual, te va a resultar sencillo detectar cualquier pérdida de energía injustificada, así como encontrar una solución rápida y eficaz, por ejemplo.

Por todas estas razones y con la intención de facilitarte la gestión de tu economía doméstica en materia de energía, en este artículo vamos a explicarte cómo calcular el consumo de electricidad en kWh paso a paso.

¿Cómo calcular el consumo eléctrico en kWh?

El consumo eléctrico en kWh puede calcularse de manera sencilla a través de la siguiente fórmula:

kW consumidos por todos tus equipamientos eléctricos  x  nº de horas de uso

Expresado de otro modo, el consumo en kWh (kilovatios por hora) es el resultado de multiplicar la potencia de un aparato eléctrico por el tiempo en que se utiliza.

Para obtener los kWh de todos los electrodomésticos no tienes más que sumar el consumo eléctrico de cada uno de ellos en un tiempo determinado que puede ser semanal, mensual o anual, por ejemplo.

El primer paso es saber cuántos kW consumen tus aparatos. Ten en cuenta que su potencia se expresa habitualmente en los vatios (W) que consume en 1 hora de funcionamiento, de modo que para conseguir kW has de dividir esos W por 1.000.

Fíjate en este ejemplo: un calefactor de 2.000 W funcionando una hora habrá consumido 0,2 kWh. Esta cifra se obtiene dividiendo 2.000 W por 1.000 W  lo que da como resultado 0,2 kW.

Luego sería el turno de transformarlo en kWh, para ello, multiplicamos 0,2 kW por 1 hora de funcionamiento, lo que arroja el resultado de 0,2 kWh.

Por último, en cuanto tengas el consumo de cada aparato no tienes más que sumarlos todos para obtener el cómputo total.

En el mismo orden de cosas, el consumo energético de un punto de suministro también se mide en kWh, como puedes comprobar en tu factura de la luz.

Gracias a este cálculo, puedes conocer la potencia que necesitas contratar, ya que ésta limita el máximo de kWh simultáneos que puedes consumir en tu instalación eléctrica.

De acuerdo con lo que acabamos de exponer, sigue los siguientes pasos para calcular tu consumo eléctrico de un mes en kWh:

  1. Detecta los aparatos que se encuentran operativos en un mes.
  2. Anota la potencia de cada uno de ellos que puedes encontrar en la documentación que te entregaron al adquirirlos. En ocasiones los vatios que consumen están marcados en el mismo aparato.
  3. Apunta las horas de funcionamiento de cada uno de ellos al día o al mes si su uso es más esporádico.
  4. Multiplica los kW de cada electrodoméstico por las horas de consumo, y vuelve a multiplicar el resultado por los días del mes en funcionamiento.
  5. Realiza el sumatorio de todos los consumos en kWh de un mes.
  6. Multiplica el coste de la electricidad que marque tu tarifa por los kWh consumidos para obtener el importe en euros de tu consumo.
Calcular consumo eléctrico en kWh

Otras formas de calcular el consumo eléctrico en kWh de tu vivienda

Además de la manera manual de calcular tu consumo eléctrico que acabamos de describir, en los puntos sucesivos te vamos a mostrar otras formas alternativas e incluso más sencillas de hacerlo.

Con calculadoras online de consumo

En internet puedes encontrar calculadoras de consumo eléctrico que, además, te permiten introducir el coste de la electricidad de tu tarifa de luz para estimar el precio en un periodo de tiempo.

Por otro lado, si lo que pretendes es contar con un cálculo estimativo de un posible consumo eléctrico en una nueva vivienda o negocio, puedes hacerlo a través de calculadoras que, para realizar esa estimación, tienen en cuenta algunos factores que influyen en el consumo como:

  • Potencia contratada o la que necesitas con base en tu estimación de consumo.
  • Tarifa de luz.
  • Tipo de vivienda.
  • Número de personas que cohabitan.
  • Tipo de climatización.
  • Zona de localización de la vivienda.

Con medidores de consumo eléctrico

Los medidores de consumo eléctrico te permiten monitorizar lo que gastan los electrodomésticos conectados a ellos en tiempo real, del mismo modo que arrojan resultados del consumo diario, semanal o mensual.

Se instalan en una toma de corriente de manera sencilla –como si fuese un adaptador– y entre sus bondades está la detección de posibles consumos injustificados.

Con las facturas de luz

En cada una de tus facturas de luz mensuales queda reflejado tu consumo en kWh.

Concretamente, las facturas deben incluir los siguientes tipos de consumo, independientemente de si se trata de tarifas del mercado libre o de tarifas reguladas:

  • Consumo total.
  • Consumo medio y medio diario.
  • Consumo anual acumulado.

Recuerda que, en la mayoría de las comercializadoras, puedes acceder a las facturas electrónicas a través del espacio privado para clientes, o bien solicitarlas por diferentes medios para que te las envíen por correo electrónico.

Verificando el consumo a través de la suministradora de luz

Una manera sencilla de calcular el consumo de electricidad en kWh es utilizando la aplicación que muchas suministradoras ofrecen a sus clientes.

Algunas de ellas, te permiten personalizar tu consumo en relación al tipo de electrodomésticos con los que cuenta tu vivienda o negocio.

Es un modo sencillo de verificar cuándo se han producido picos de consumo y de localizar posibles pérdidas de energía o consumos anómalos.

Ventajas de calcular el consumo eléctrico en kWh de tu vivienda o negocio

Conocer el consumo eléctrico en kWh de tu vivienda o negocio te ayuda a ahorrar luz en casa, dado que te permite:

  • Detectar un consumo no justificado que puede originarse por un mal funcionamiento de un electrodoméstico.
  • Valorar si es necesario sustituir algún aparato eléctrico por uno con una mejor etiqueta de eficiencia energética, esto es, por un dispositivo que realizando el mismo trabajo, consume menos recursos.
  • Ajustar la potencia exactamente a tu consumo, evitando contratar más de la necesaria.
  • Elegir la mejor tarifa de luz para ti, comparando la que tengas contratada con otras tarifas disponibles en el mercado.

Recuerda que gestionar mejor tu economía doméstica puede empezar con un simple gesto como cambiar tu tarifa de luz si la que tienes contratada no se adecúa a tus necesidades.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el

Tags

Consejos y trucos