PHEV

Las siglas PHEV hacen referencia a la expresión «Plug-in hybrid electric vehicle», o vehículo híbrido enchufable. Se trata de un tipo de vehículo híbrido que incorpora baterías que se pueden recargar a través de la red eléctrica. 

¿Qué es PHEV?

Los vehículos PHEV (plug-in hybrid electric vehicle) son vehículos híbridos provistos de baterías que se pueden recargar conectándose a la red eléctrica y que, al igual que el resto de vehículos híbridos, incorporan dos motores diferentes, uno de ellos de combustión interna y otro eléctrico.

Como acabamos de anticipar, la diferencia con los híbridos convencionales es que el PHEV puede recargarse de forma externa conectándolo a una fuente de energía eléctrica

Los motores eléctricos presentes en los vehículos híbridos enchufables suelen tener mayor potencia que los de los híbridos convencionales, por lo que cuentan con una autonomía mucho mayor que estos cuando circulan con el motor eléctrico, especialmente en entornos urbanos.

Además, permiten cambiar el motor prioritario según la voluntad del conductor en cada momento, por lo que si el motor eléctrico se queda sin carga, vas a poder recurrir al motor de combustión interna para seguir con tu viaje.

PHEV

¿Cómo funcionan los vehículos PHEV?

A la hora de circular, los vehículos híbridos enchufables permiten hacerlo utilizando únicamente uno de los motores, eléctrico o de combustión, o combinando los dos. Cuando circulas en modo eléctrico con un PHEV, este se comporta como un vehículo cero emisiones, esto es, no consume combustible y tampoco emite contaminación alguna. 

En el caso de que la carga de las baterías esté próxima a agotarse, el motor de combustión interna comenzará a funcionar de forma automática para permitirte seguir con el viaje. 

Esto supone una gran comodidad a la hora de realizar un trayecto largo ya que, en caso de necesidad, podrás repostar en cualquier estación de servicio, especialmente si te encuentras en una carretera que carece de puntos de recarga de vehículos eléctricos o de electrolineras.

Ventajas de los vehículos PHEV

Los vehículos híbridos enchufables cuentan con una serie de ventajas respecto a los vehículos de gasolina y los híbridos convencionales que los convierten en una opción de transporte muy versátil y sostenible.  

Consumo reducido

Funcionando en modo eléctrico, los vehículos PHEV consumen una cantidad de energía eléctrica que, según se calcula, equivale a menos de una cuarta parte del consumo de gasolina de un utilitario convencional. 

Además, aprovechando las franjas horarias más baratas para recargar las baterías, se reduce sensiblemente el coste de energía eléctrica necesaria para llevar a cabo el proceso.

Sostenibilidad

Cargando las baterías de forma adecuada y priorizando el uso del motor eléctrico –siempre que sea posible– ayudas a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que supone poner tu granito de arena para disminuir la contaminación y el impacto medioambiental, a la par que contribuyes a luchar contra el calentamiento global del planeta. 

Autonomía

Al contar con dos motores diferentes, los vehículos PHEV ofrecen una autonomía muy superior a la del resto de coches eléctricos, ya que no se ve limitada por la duración de las baterías. Si estas se gastan, aún dispondrás del motor de combustión interna para poder llegar a tu destino.

Ahorro económico

Otra gran ventaja que tienen los vehículos PHEV es que pueden suponer un importante ahorro en materia de gasto en combustible. 

Haciendo un buen uso del motor eléctrico de estos vehículos y recurriendo al motor de combustión interna solo cuando sea imprescindible, tardarás más tiempo en necesitar pasar por una estación de servicio para llenar el depósito de gasolina y, por tanto, ahorrarás dinero.

Desventajas de los vehículos PHEV

A pesar de sus indudables ventajas, los vehículos PHEV también cuentan con algunas particularidades y desventajas propias que has de tener en cuenta antes de hacerte con uno de ellos.

Mayor inversión inicial

En general, comprar un vehículo PHEV es más caro que adquirir uno eléctrico convencional o un vehículo de combustión que funcione con gasolina o gasoil, ya que el precio de las baterías que incluye encarece el total. 

Si además tienes intención de instalar una estación de recarga en tu domicilio, el coste inmediato de adquirir un vehículo híbrido enchufable puede dispararse en comparación con otras opciones.

Menor rendimiento en largas distancias

Si bien el modo eléctrico de los vehículos PHEV es perfecto para moverse por entornos urbanos, su autonomía oscila entre los 50 y los 115 kilómetros, lo que provocará que, eventualmente, debas recurrir al motor de combustión a la hora de recorrer distancias largas.

La proliferación a ritmo lento de estaciones públicas de recarga de vehículos eléctricos contribuye a potenciar esta limitación.

Mayor propensión a averías

Al verse obligados a utilizar de forma conjunta dos motores de diferentes características, los vehículos PHEV destacan por tener una arquitectura compleja e intrincada, esta idiosincrasia los hace más propensos a sufrir averías y a precisar de reparaciones más complicadas que los modelos que solo utilizan combustible o electricidad.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores