Gas

9 tipos de sistemas de calefacción para casa

Elegir entre todos los tipos de sistemas de calefacción puede convertirse en un gran reto, ya que no solo existen diferentes fuentes de energía, sino también diferentes tipos de instalaciones. Factores como la zona climática de tu vivienda, el aislamiento o el uso que le vas a dar a tus equipamientos son determinantes para saber qué tipo de sistema de calefacción puede irte mejor. 

La inversión inicial es sin duda otro factor importante, no obstante debes analizar una variable crucial: el consumo de energía a largo plazo. 

Queremos aportar un poco de luz al maremágnum de posibilidades hablándote de 9 tipos de sistemas de calefacción para tu casa organizados según el tipo de energía que consumen y por cómo se instalan. 

¿Cómo elegir entre los tipos de sistemas de calefacción para tu casa?

El primer paso para elegir el tipo de sistema de calefacción ideal para tu casa es conocer qué factores debes tener en cuenta. 

Piensa que la calefacción representa más de la mitad de la energía que consumes, por lo que elegir el sistema de calefacción adaptado a tus necesidades se antoja esencial para poder ahorrar. 

De modo que elegir el mejor sistema de calefacción para el hogar viene condicionado por:

  • La zona climática donde se ubica la vivienda. 
  • Su orientación. 
  • La calidad del aislamiento térmico
  • El grado de equipamiento. 
  • Tu hábitos de consumo. 
  • El tipo de vivienda.
  • La inversión inicial. 
  • El ahorro energético.

Muchos de estos elementos se tienen en cuenta en la arquitectura bioclimática orientada a limitar las pérdidas energéticas de todo el edificio de manera integral, algo que permite alcanzar un más que significativo ahorro en el consumo de energía.

Rebaja tu factura de luz y gas con nuestra guía de ahorro energético
Solo puede contener dígitos
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
9 sistemas de calefacción para casa

5 sistemas de calefacción por fuente de energía

De todas las fuentes de energía para sistemas de calefacción, el gas natural en circuitos de calefacción centralizada y la electricidad en elementos individuales o circuitos alimentados por una bomba de calor son las más extendidas. Aunque hay otras muy eficientes de las que también te vamos a hablar. 

Calefacción de gas 

El gas es una de las fuentes de energía más utilizada para la calefacción en sistemas de circuitos de radiadores, suelo radiante, etc. 

En las ciudades, el más utilizado es el gas natural que ofrece un abastecimiento continuo de energía con un alto poder calorífico y ha ido sustituyendo poco a poco a las calderas alimentadas por gasóleo. 

Sin embargo, en zonas en las que no llega el suministro, se suele reemplazar por gases licuados del petróleo (GLP) como el gasoil o el propano. 

Calefacción eléctrica

La electricidad como fuente de energía se ha beneficiado de grandes avances tecnológicos que permiten sacarle el mayor partido con sistemas de calor por aire alimentados por bombas de calor inverter que ofrecen además refrigeración en verano. 

Este es el caso de la aerotermia que se sirve además del calor del aire exterior para rentabilizar su consumo eléctrico puesto que han sido concebidas para un uso continuado no puntual. 

La electricidad te ofrece la posibilidad de optar por elementos individuales de apoyo o refuerzo para estancias con necesidades específicas gracias a radiadores, calefactores y convectores eléctricos de bajo consumo

Calefacción solar térmica o fotovoltaica

Este tipo de sistemas de calefacción de autoconsumo puede proporcionar energía térmica para abastecer instalaciones de calefacción y ACS o bien eléctrica a través de instalaciones fotovoltaicas

La inversión inicial es importante pero es una de las posibilidades que debes valorar, sobre todo, en casas aisladas sin abastecimiento de energía y que puedes combinar con otros sistemas de energía renovable

Calefacción de biomasa

La biomasa es el aprovechamiento de la materia orgánica para fines energéticos como los residuos forestales, agrícolas, industrias forestales, cultivos energéticos y residuos orgánicos de las ciudades.

Se trata de un combustible barato, ecológico y eficiente por lo que se ha convertido en uno de los elementos clave para reducir el uso de combustibles fósiles en los próximos años, dado que supone un balance neutro de CO2, cerrando así el ciclo iniciado por las plantas durante su crecimiento. 

Puede alimentar elementos como estufas de pellets o una caldera de condensación que suministre un circuito de radiadores. 

La biomasa se muestra como una buena alternativa en las viviendas que no tienen acceso al gas natural, máxime para aquellas que se encuentran en climas muy fríos. 

Calefacción por geotermia

La geotermia se basa en el aprovechamiento del calor almacenado bajo la superficie terrestre proveniente de volcanes, aguas termales, fumarolas y géiseres. Es un sistema de calefacción ecológico y muy eficiente que puede alimentar sistemas de suelo radiante o circuitos de radiadores de baja temperatura. 

Su instalación requiere de un presupuesto elevado, pero la geotermia permite ahorrar energía a largo plazo.  

¿Necesitas ayuda para contratar o cambiar de compañía de luz o gas?

4 sistemas de calefacción por tipo de instalación

No existe un sistema de calefacción que sea el idóneo para todos los casos, sin embargo, el sistema más extendido por su comodidad y el confort que brinda es el circuito por radiadores de agua caliente. 

Empezamos por ellos pero fíjate en los otros 3, ya que quizá puedan adaptarse mejor a tus necesidades.  

Circuito de radiadores de agua con caldera

En los núcleos urbanos la instalación suele estar formada por una caldera de gas (generalmente es de gas natural aunque si no hay suministro pueden funcionar con propano, gasoil o butano) que abastece un circuito de radiadores, principalmente de aluminio por su inercia térmica. 

Se trata de una gran opción para casas grandes y frías que, además, permite la zonificación de los espacios que no se usan para facilitar el ahorro de energía. 

Suelo radiante

En este caso, los radiadores son sustituidos por tuberías de agua caliente o por resistencias eléctricas bajo el suelo. Ofrece un gran rendimiento a baja temperatura y funciona con una caldera que puede alimentarse de gas, paneles solares o electricidad. 

Brinda una sensación de confort muy agradable, aunque su inconveniente es que para instalarlo hay que levantar el suelo. Este hándicap lo hace indicado para obras nuevas o casas que vayan a ser rehabilitadas. Otra opción que puedes valorar es la del techo radiante

Sistemas de bombas de calor

Este tipo de sistemas de calefacción puede ser independiente, es decir, que proporciona calor en la estancia en la que se encuentra o puede formar parte de sistemas centralizados. 

Son sistemas muy eficientes que si cuentan con tecnología inverter también refrigeran. 

Calefacción eléctrica por acumulación

Este sistema de calefacción es útil en tarifas eléctricas con discriminación horaria porque permite almacenar calor en el interior de los acumuladores para liberarla cuando se necesita por convección natural o impulsados por un ventilador. 

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el