Gas

Calefacción de suelo radiante: cómo funciona y cuánto cuesta

Cómo elegir la mejor tarifa de luz

La calefacción de suelo radiante puede ayudarte a ahorrar en tu factura energética y para ello es importante que conozcas en qué consiste, cómo funciona y cuánto cuesta. 

En este artículo vamos a tratar estos temas y además, abordaremos también las ventajas que ofrece este sistema de calefacción. 

Veamos todas estas cuestiones.

¿Qué es la calefacción de suelo radiante?

La calefacción de suelo radiante es un sistema de canalizaciones bajo el suelo que irradia calor. Estas canalizaciones pueden ser tuberías de agua caliente o resistencias eléctricas.

Las instalaciones de suelo radiante no son algo nuevo. Como curiosidad, ya en la Antigua Roma, los ciudadanos más ricos podían permitirse el hipocausto que era un sistema de calefacción de suelo que llevaba el calor a toda la vivienda por debajo de las baldosas. Aunque, en realidad fue la civilización griega quien lo descubrió en la fría Anatolia, donde hacían “un fuego por debajo”, que es lo que significa su nombre. 

5 factores para elegir la calefacción de suelo radiante

Si estás pensando en instalar un sistema de calefacción por suelo radiante toma en consideración estos:

  1. El clima del lugar en el que vives: si vives en un lugar muy frío le sacarás mucho más partido. 

  2. El tamaño de tu vivienda: el tamaño determinará qué tipo de calefacción de suelo radial te conviene. 

  3. El uso que haces de tu casa: vas a amortizar mejor tu inversión en suelo radiante en tu casa habitual que en tu segunda vivienda.

  4. El presupuesto con el que cuentas: establecer un umbral de gasto te ayudará a discriminar entre las diferentes posibilidades de suelo radiante que veremos a continuación. 

  5. El cálculo de pérdida de calor: recurre a un experto para analizar la calidad del aislamiento de tu vivienda. 

Tipos de calefacción de suelo radiante 

Como ya te hemos avanzado en nuestra introducción, existen dos tipos de suelo radiante: 

  1. Suelo radiante por agua caliente o hidrónico.
  2. Suelo radiante por electricidad o hilo radiante.

Suelo radiante por agua caliente

El suelo radiante por agua es la instalación más extendida de las dos. Se sirve del agua corriente sanitaria que circula a través de un circuito de pequeñas tuberías de entre 6 y 10 mm. Necesita un pequeño caudal de agua, por lo que su consumo es bajo.

El agua se calienta gracias a una caldera de gas, una caldera eléctrica o a través de una bomba de calor. 

Suelo radiante por electricidad

El suelo radiante por electricidad se calienta gracias a una resistencia y va conectado a la red eléctrica. 

En este caso no se necesita caldera y su instalación es más sencilla y económica. Aunque debes considerar el incremento en tu consumo eléctrico.

¿Qué es mejor el suelo radiante por agua o el eléctrico?

Elegir entre un suelo radiante hidrónico o de hilo radiante depende del presupuesto y del tamaño de tu casa principalmente. 

Los expertos recomiendan el suelo radiante eléctrico en hogares más pequeños. Ten presente en tu estudio de consumo que va conectado a la red eléctrica. 

En cualquier caso, tanto las calefacciones de suelo radiante por agua o por electricidad son sistemas seguros, sobre todo si tienes niños en casa. Al no tener elementos a la vista, evitarás posibles accidentes en el hogar.

Las instalaciones del suelo radiante 

La calefacción de suelo radiante se instala entre la solera (revestimientos de suelos naturales en los interiores de edificios hechos a base de hormigón en masa) y la superficie del suelo. Por esa razón se aconseja realizarlas en viviendas en construcción o en rehabilitación. 

Toma en consideración que las instalaciones de suelo radiante en casas ya construidas requieren levantar todo el suelo y realizar las modificaciones necesarias para que quepan las canalizaciones o las resistencias. 

¿El suelo radiante puede instalarse en todo tipo de suelos?

En este punto es relevante recalcar que cuanto más aislante sea el suelo, mejor resultado dará. El material cerámico o pétreo (terrazo, mármol…) es la mejor alternativa para los sistemas de suelo radiante.

En cuanto a la altura ideal del suelo radiante,para su instalación has de tener presente que si tu suelo tiene una altura entre forjados demasiado justa no podrá ponerse.

¿Cuánto cuesta la calefacción de suelo radiante?

La calefacción de suelo radiante requiere de una elevada inversión inicial, pero puede ayudarte a ahorrar en tu factura energética a largo plazo. 

Para que te hagas una idea, el precio medio que se puede encontrar en el mercado es de unos 40 o 45 m². Sin embargo comprobarás que la franja de precios oscila entre los 30€/m² y los 80€/m². 

Recuerda que al precio de la instalación debes sumarle el precio del suelo que desees colocar.

Otra de las consideraciones económicas que debes hacer es que la instalación de suelo radiante requiere de técnicos especializados así como de un servicio de mantenimiento para que su rendimiento sea óptimo.

¿Cuánto va a tardar en calentar el suelo radiante mi casa? 

Calentar una casa con calefacción de suelo radiante puede tardar varias horas dependiendo de su tamaño y de su aislamiento. Estos sistemas de calefacción son eficientes para un uso continuado, no para calentar rápidamente una estancia.

Ahorrar gracias al suelo radiante

Según señalan los expertos, gracias al suelo radiante puedes ahorrar entre un 10% y un 30% en tu factura de calefacción. Todo depende de: 

  • Las tarifas que tengas contratadas con tu suministrador de energía.

  • La calidad del aislamiento de tu vivienda.

  • La combinación con otros sistemas eficientes de energía como calderas de compensación.

  • El uso que le des al sistema de calefacción por suelo radiante ya que es más eficiente si está encendido de forma continuada.

7 Ventajas de la calefacción por suelo radiante

Para finalizar, queremos enumerarte las 7 principales ventajas de un sistema de calefacción de suelo radiante: 

  1. Proporciona calor uniforme y una gran sensación de confort al utilizar las corrientes de convección del aire. 

  2. Es un sistema de calefacción invisible.

  3. No reseca el ambiente creando espacios más saludables.  

  4. Refuerza el aislamiento, ayudando a conservar el calor en tu vivienda. 

  5. Es un sistema eficiente de bajo consumo ya que la temperatura que necesita no supera los 45°.

  6. No genera apenas ruido a diferencia de otros sistemas alternativos.

  7. Sirve también para refrescar el suelo en verano haciendo circular el agua a 17°.

El principal inconveniente es que el presupuesto para su instalación, como hemos visto, es más importante que el de otros sistemas de calefacción. 

Deseamos haber resuelto tus principales dudas sobre los sistemas de calefacción de suelo radiante. 

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el

Tags

Ahorro energético