Geotermia

La geotermia es la energía que se obtiene del calor existente en el interior de nuestro planeta. Se trata de una energía de tipo renovable cuyo nombre proviene de la unión de las palabras en griego “geo” (tierra) y “termos” (calor), lo que da lugar al significado “el calor de la tierra”.

¿Qué es la geotermia?

La geotermia es la energía que se obtiene de aprovechar la diferencia de temperatura que existe entre el interior de la Tierra y su superficie, y que aumenta en un promedio de 25-30ºC por cada kilómetro de profundidad. 

A esta tasa de variación de la temperatura según la profundidad en la que nos encontremos se la conoce también como gradiente geotérmico y se ve influida asimismo por las condiciones geológicas locales (tipos de roca, existencia de material radiactivo, actividad volcánica, etc.).

Este fenómeno de la geotermia se puede observar de manera natural en las fuentes termales o los géiseres, que son aguas minerales que brotan del suelo a temperaturas superiores a las del ambiente y a veces a alta presión, una vez han absorbido el calor de las rocas calientes del interior terrestre. 

La energía proveniente de la geotermia es renovable y no contaminante, y se comenzó a utilizar con fines industriales a mediados del siglo XIX.

Geotermia

Usos y funcionamiento de la geotermia

La energía geotérmica se aprovecha mediante los denominados yacimientos geotérmicos, que son zonas del subsuelo especialmente propicias para obtener este tipo de recurso. 

Estos yacimientos suelen contener agua caliente, vapor u otras sustancias que, al estar sepultadas bajo varias capas de roca, se encuentran de forma natural a temperaturas elevadas.

Para extraer dichas sustancias, se realizan perforaciones hasta alcanzar su ubicación. Mediante un sistema de conductos, se accede a la sustancia caliente y, por otro lado, se inyecta agua para continuar con el ciclo de forma sucesiva.

Se trata de una energía supeditada a la profundidad del yacimiento que, a su vez, condicionará la temperatura del vapor de agua y, por tanto, el uso que se le pueda dar al calor obtenido.

Tipos de energía geotérmica

Según la temperatura –el gradiente– de los materiales se pueden diferenciar 4 tipos de energía geotérmica:

  • De alta temperatura, a partir de 150ºC. Son yacimientos de los que se puede extraer calor como para producir energía eléctrica mediante una turbina, a partir del vapor de agua. La explotación de un yacimiento de estas características se hace por medio de perforaciones muy similares a las utilizadas para la extracción del petróleo.

  • De media temperatura, entre 100 y 150ºC. Permiten un aprovechamiento para producción de energía eléctrica –con rendimiento menor–, calefacción urbana o usos industriales.

  • De baja temperatura, entre 30 y 100ºC. Su uso se centra en sistemas de calefacción urbanos, procesos industriales y en balnearios.

  • De muy baja temperatura, menos de 30ºC. Este tipo de yacimiento se encuentra unos pocos metros por debajo de la superficie y la temperatura suele estar entre los 15º y 19ºC, por lo que requiere del uso de una bomba de calor que multiplique el calor del subsuelo. Se suele utilizar para la climatización de edificios (calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria o ACS). 

Usos de la geotermia en la actualidad

Aunque las centrales geotérmicas apenas representan un 0,4% de la generación eléctrica mundial, cada vez se realizan más proyectos para localizar yacimientos y poner en marcha centrales de generación de electricidad mediante geotermia.

En condiciones adecuadas, la energía geotérmica puede tener un coste competitivo en relación con el carbón o el gas natural, lo que favorece la transición al uso de este tipo de fuente renovable de energía. 

Al tratarse de una fuente de electricidad más limpia y de cero emisiones, la geotermia también puede tener un papel importante en la disminución de las emisiones de carbono del sector energético a la atmósfera.

Según el tipo de energía geotérmica obtenida, ésta puede utilizarse para distintos usos:

  • Generación eléctrica.

  • Alimentación de calefacción y estufas.

  • Agua caliente para uso doméstico (ACS) y de servicios. 

  • Calefacción de instalaciones de agricultura o ganadería. 

  • Secado de productos agrícolas.

  • Instalaciones de climatización del ambiente.

En España, el parque geológico de yacimientos geotérmicos de baja temperatura tiene una superficie total superior a 100.000 m2, según el Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Publicado el