Calentador estanco

El calentador estanco es un sistema eficiente para aportar temperatura al Agua Caliente Sanitaria tanto en hogares como en empresas. Es una solución más segura que los calentadores atmosféricos o los de tiro forzado y propician el ahorro energético.

¿Qué es un calentador estanco?

Un calentador estanco es un dispositivo para obtener Agua Caliente Sanitaria (ACS) que se basa en un sistema dual cuya característica principal es que la combustión se lleva a cabo dentro de una cámara cerrada herméticamente, sin contacto con el aire y donde la evacuación de los gases de combustión se realiza mediante un ventilador. 

Se trata de soluciones más seguras y eficientes que los modelos atmosféricos o los de tiro forzado. De hecho, el calentador estanco según la normativa, tal y como recoge el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), es el tipo de calentador que se debe instalar tanto en obra nueva como en reposición a partir del año 2018 en detrimento de los atmosféricos.  

Estos calentadores funcionan con gas natural, gas propano o gas butano dependiendo del modelo e incluso algunos son adaptables. 

Calentador estanco

Diferencia entre calentador estanco y atmosférico

La diferencia esencial se encuentra en su modo de funcionamiento: 

El calentador atmosférico extrae, de la estancia en la que se encuentra, el oxígeno que requiere para su combustión, razón por la cual no puede instalarse en interiores a no ser que se trate de una galería que disponga de rejillas de ventilación de gas adaptadas a la normativa.

En lo referente al calentador estanco, este extrae el oxígeno para la combustión que se realiza en una cámara estanca del exterior mediante un sistema de extracción mecánica. 

Cuenta con un doble tubo: uno extrae el aire del exterior y otro elimina los gases de la combustión al exterior, y todo ello sin interaccionar con el aire interior de la vivienda.

Este modo de funcionamiento hace que resulten mucho más seguros que los atmosféricos aunque cuentan con otras 3 ventajas suplementarias: 

  1. Eficiente. Al no haber fisuras por las que se pueda escapar el gas gracias a su funcionamiento estanco, la fuente de energía se aprovecha en su totalidad. De igual manera, el sistema de control de temperatura que integran te ayuda a gestionar el consumo de agua caliente de manera eficaz.
  2. Respetuoso con el medioambiente. Por su tipo de combustión, este tipo de calentadores ejercen mayor control sobre la misma siendo más eficientes y reduciendo las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) y NOx (óxidos de nitrógeno) al entorno.
  3. Compacto. Por su alta eficiencia, estos equipos suelen ser de tamaños más pequeños que los atmosféricos, facilitando que aproveches mejor el espacio. De hecho, puedes introducirlos en un armario siempre que tengas la precaución de dejar el espacio necesario para retirar la carcasa en caso de necesidad. 

Instalación de un calentador estanco

La instalación de un calentador estanco requiere de una conexión al suministro de gas, de una conexión eléctrica y de una salida exterior para expulsar los humos resultantes de la combustión.

Ten en cuenta que los calentadores de gas deben ser instalados por empresas o técnicos habilitados por 2 motivos: 

  1. No se trata de una instalación sencilla. 
  2. Cualquier error en su instalación puede acarrear graves consecuencias. 

Recuerda, por otro lado, que las instalaciones térmicas de gas deben pasar la inspección periódica de gas que se trata de un control obligatorio para verificar la seguridad y eficiencia de la instalación. 

En muchas ocasiones, las empresas que efectúan la instalación, así como tu comercializadora de gas pueden proponerte este servicio técnico. 

Tipos de calentadores estancos

En lo que respecta al encendido, los calentadores estancos pueden ser: 

  • Manuales. Se accionan mecánicamente mediante un botón.
  • Automáticos. Se activan cuando hay una demanda de agua caliente.

Por último, los calentadores estancos bajo NOx están diseñados para reducir al máximo las emisiones de este tipo de gases resultantes de la combustión.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el