Válvula de seguridad

La válvula de seguridad es un elemento obligatorio en instalaciones y sistemas que trabajan a presión, ya que evita que puedan producirse graves accidentes por una sobrepresión.

¿Qué es la válvula de seguridad?

La válvula de seguridad es un elemento de protección obligatorio en sistemas que funcionan a presión como calderas, reactores, tuberías o tanques de almacenamiento. Se activa ante una sobrepresión procediendo a la descarga de fluido o de gas, dependiendo del caso. Gracias a su acción se evitan explosiones y averías importantes. 

De hecho, en los sistemas de calefacción de gas cerrados, los sistemas solares térmicos o en los calentadores de agua también se denominan válvulas de alivio de presión.

La norma que rige estos dispositivos para las calderas e intercambiadores de calor es la UNE 9100:1986 que establece que las válvulas de seguridad deben contar con un dispositivo de accionamiento manual para realizar los controles o pruebas oportunas en el marco de la instalación o del mantenimiento.  

La instalación de las válvulas de seguridad, dadas sus implicaciones, debe ser realizada por un profesional cualificado. Veamos su utilidad con más detalle.

¿Qué es la válvula de seguridad?

¿Para qué sirve la válvula de seguridad?

Según el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios –RITE–, las válvulas de seguridad tienen 4 finalidades principales:

  1. Impedir la puesta en marcha del sistema en caso de que no disponga de la presión necesaria para su correcto funcionamiento. 

  2. Aliviar la presión. De hecho, los sistemas de generadores de calor que utilizan biocombustibles sólidos deberán contar con una válvula de seguridad tarada a 1 bar por encima de la presión de trabajo del generador. En su zona de descarga, la válvula deberá ser conducida hasta un sumidero. 

  3. Participar en los procesos de pruebas de estanqueidad y mantenimiento de las instalaciones. 

  4. Contribuir a que un sistema funcione correctamente equilibrando los cambios de presión. 

Existen muchos tipos de válvulas de seguridad, por lo que queremos hablarte de las principales con el objetivo de que te familiarices con sus modos de funcionamiento.

Tipos de válvulas de seguridad

Puedes encontrar diferentes válvulas de seguridad que te detallaremos a continuación en una organización en base a estos 3 aspectos: 

  1. Según su elevación.

  2. Según su actuación. 

  3. Según su agrupación. 

Antes de proseguir, queremos apuntar que las válvulas de alivio pueden encontrarse con activación mecánica, eléctrica o electrónica dependiendo de cómo liberan la presión. 

No obstante, a continuación vamos a centrarnos en la clasificación comentada más arriba que abarca la elevación, la actuación y la agrupación de las válvulas de seguridad.  

Según su elevación

Todas estas válvulas tienen en común que la resistencia a la apertura es generada por una acción mecánica directa de la propia válvula y pueden ser de 2 tipos diferentes:

De apertura instantánea 

Esta válvula se abre totalmente y de forma repentina cuando se supera la presión de tarado, es decir la presión necesaria para accionarla. 

De alivio de presión 

En este caso, en el momento que se supera la presión estipulada estas válvulas se abren proporcionalmente al aumento de presión. 

Según su actuación

Los 2 tipos de válvula de seguridad que encontrarás en este apartado se diferencian esencialmente por cómo se accionan:

De actuación directa

Estas válvulas cargadas axialmente, ante una presión más elevada de lo admisible se abren automáticamente debido a la acción del fluido a presión sobre el cierre de la válvula. Se conocen también como válvulas de presión directa.

De actuación indirecta

Estos dispositivos se accionan mediante un piloto de seguridad sin ayuda de ninguna fuente de energía externa.

Según su agrupación

En esta última clasificación que también consta de 2 clases de válvulas de seguridad, la diferencia esencial se basa en el número de asientos que tengan.

Un asiento es el anillo de la culata que sirve de apoyo o lecho para la base de las válvulas.

De seguridad sencilla

Estas válvulas alojan en su cuerpo un solo asiento.

De seguridad dobles o múltiples

En este caso encontrarás alojados en ellas dos o más asientos.

Además de esta organización de la que acabamos de hablarte, ten presente que puedes encontrar válvulas embricadas, roscadas o soldadas y que deben llevar incorporada la siguiente información: 

  • Identificación del fabricante.

  • Tamaños nominales de entrada y de salida, así como de sentido del flujo.

  • Coeficientes de descarga y sección neta correspondiente de flujo.

  • Presión de tarado.

Para asegurar el correcto funcionamiento de estos dispositivos debes asegurarte de realizar la inspección periódica del gas, pero también revisiones recomendadas por el fabricante de tu caldera de gas, así como del resto de equipos e instalaciones. 

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores