Maneras reales de ahorrar dinero en casa

Cómo ahorrar dinero en casa puede ser un verdadero quebradero de cabeza si no sabes la forma correcta de llevarlo a cabo. Sin embargo, si tienes identificados tus gastos, si tienes algo de conocimiento de apps de ahorro, si estás dispuesto a reducir tu presupuesto de ocio o si no tienes problemas para redimensionar tu armario, puede que consigas reducir tus gastos mensuales más de lo que pensabas.

Para que no tengas que andar pensando en las distintas opciones, hemos preparado un artículo en el que te damos una serie de pautas reales para hacer que tu presupuesto de gastos domésticos mensuales se resienta notablemente a la baja.

¿Cómo ahorrar dinero en casa?

El primer paso que te aconsejamos dar es hacer una lista con los gastos básicos o fijos que no vas a poder evitar, los variables que más o menos puedes intuir y la parte que quieres dejar en la hucha destinada a ahorro

Una vez tengas esta lista perfilada es momento de poner el plan en acción dependiendo de la naturaleza del gasto.

Así, y para que nuestros consejos de cómo ahorrar dinero en casa estén ordenados, vamos a plantearte una clasificación atendiendo a distintos aspectos clave en la economía doméstica.

Gastos en alimentación

Parece una tontería pero acciones tan sencillas como acudir al supermercado con una lista cerrada, de la que no salirte, puede suponerte unos cuantos euros de ahorro en cada visita al súper. Si sumas las visitas que haces al mes al supermercado y estimas los euros ahorrados puede que te lleves una muy grata sorpresa.

En este mismo sentido, acumular pedidos para recortar gastos de envío puede ser otra opción de ahorro que quizás no estés contemplando.

Es momento de hablar de los caprichos que nos concedemos cuando vamos a hacer las compras. Cuenta hasta 5 antes de meter en el carro ese caprichito que en principio te parece necesario pero que quizás no lo sea. Si, finalmente, acaba en tu carrito de la compra que sea porque te lo puedes permitir, porque realmente lo necesitas o porque no te ves capaz de renunciar a él.

Aprende a poner en marcha la “cocina de aprovechamiento”. El ejemplo más claro es preparar nuevos platos con restos y salsas sobrantes del día anterior. El arroz y la pasta son grandes aliados para apañar este tipo de nuevos platos.

Gastos en suministros energéticos

Los gastos en suministros energéticos se llevan una gran parte del presupuesto doméstico cada mes y están clasificados dentro del ya mencionado grupo de gastos fijos.

Entre ellos destacan la luz, el agua, el gas, la calefacción y el aire acondicionado.

Como vas a tener que afrontarlos sí o sí, es importante contar con muletillas que te sirvan de guía para ahorrar en la factura de la luz y para ahorrar en la factura del gas, por ejemplo.

El primer plan de choque pasa por buscar ofertas en planes de luz y gas a fin de compararlas y elegir la que mejor precio te presente siempre que encaje en tus necesidades.

Cambiar de compañía de luz y cambiar de compañía de gas puede darte pereza pero también puede ser una forma interesante de ajustar tu economía doméstica.

Directamente relacionado con el gasto de la luz está el tipo de iluminación que tienes en casa. Las luminarias con tecnología LED son ideales para ahorrar. A pesar de que la inversión inicial en ellas es alta, se amortiza en poco tiempo dado el menor consumo y la mayor vida útil de las bombillas.

En el uso de la iluminación es también clave que adoptes hábitos como no tener encendido aquello que no necesitas o incluso invertir en modelos con reguladores de intensidad de luz o con sensores de movimiento que facilitan el ahorro.

También hay que mencionar en este punto a otros grandes protagonistas en el consumo de tu hogar: los electrodomésticos. Elige aquellos que te garantizan mayor eficiencia energética. Nuevamente la inversión de la compra se ve compensada con el menor consumo diario. 

Además, es fundamental usarlos de forma consciente. Con esto nos referimos a no tenerlos encendidos innecesariamente y a usar programas ajustados a la necesidad real. 

No podemos olvidarnos de otros dos actores principales como son el aislamiento térmico y la gestión de la temperatura idónea en la vivienda.

No dejar que el calor salga por tus ventanas mal aisladas en invierno o que entre en tu casa por la puerta que no cierra bien en verano, también te ayuda a no gastar de más que, a la postre, es sinónimo de ahorrar.

Otro suministro “esencial” en nuestros días que puede modificar tu presupuesto del mes es el acceso a Internet. Dependiendo de la compañía con quien contrates este servicio y de las necesidades de capacidad que tengas, el precio será uno u otro.

Consulta a varios suministradores de estos servicios y compara sus ofertas. Este mercado es altamente competitivo y está repleto de compañías entre las que elegir y que te ofrecen servicios similares con precios más o menos ventajosos a través de ofertas y promociones que van variando según la campaña.

Gastos en ocio y entretenimiento

Ahorrar en ocio y entretenimiento no supone encerrarte en casa y no salir, sino ajustar gastos que no sean tan necesarios en plataformas de streaming, en apps de almacenamiento de datos o en publicaciones digitales de pago, por ejemplo.

También puedes investigar qué actividades culturales y deportivas gratis o a menor precio ofrece el lugar donde resides. Quizás te sorprenda ver que la oferta en estas materias de tu localidad es más amplia de lo que pensabas. 

Ingresos por venta en internet de ropa y objetos no usados

Si lo analizas fríamente seguro que tienes en tu armario –o armarios– mucha más ropa de la que piensas y, sobre todo, mucha más de la que te pones y de la que necesitas.

Todos dudamos en cada cambio de estación si tirar esa camiseta que no nos ponemos pero que acabamos guardando “para estar en casa”. Una opción de ahorro puede venir precisamente por aquí.

Haz un inventario de todas esas prendas que están lo suficientemente en buen estado como para subirlas a una de las mil plataformas y apps de compra y venta de ropa de segunda mano que existen.

Y quien dice ropa dice otros objetos que ya no usas y que pueden tener salida en mercados para fans o para amantes de lo vintage.

Ingresos por uso de cupones y ofertas

Ya hemos mencionado las ofertas anteriormente pero ahora vamos un paso más allá.

Son muchos los supermercados, tiendas de moda, empresas de transporte y demás que tras tu compra te obsequian con puntos o con cupones canjeables. Clasifícalos y aprovéchate de ellos antes de que caduquen. Aunque te parezca poco, también ayudan a ahorrar.

Ingresos por uso de Apps de ahorro

Existen un sinfín de aplicaciones móviles que te ayudan con el control de tus gastos ya sean a través de programas de gestión de finanzas, de información de ofertas de última hora en establecimientos con excedentes de comida o de localización de estaciones de servicio más económicas, entre otras.

Cómo ahorrar dinero en casa
¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el