Luz

Consejos para el ahorro energético en el teletrabajo

El teletrabajo y el ahorro energético parecen, a priori, conceptos incompatibles si tienes en cuenta que no ir a la oficina y trabajar desde casa supone incrementar inevitablemente tu gasto por suministro de energía.

Sin embargo, esta nueva modalidad de relación laboral supone un cambio de paradigma en la sociedad, así como un gran avance en el aprovechamiento del tiempo de las personas al eliminar o reducir los desplazamientos, entre otros gastos.

Te animamos a poner en práctica los 13 sencillos y eficaces consejos para el ahorro energético en el teletrabajo que te proponemos en este artículo.

13 consejos para unir teletrabajo y ahorro energético

Con la intención de que consigas aunar teletrabajo y ahorro energético, te proponemos los siguientes consejos prácticos.

Prepara tu espacio

El primer paso es elegir bien la estancia en la que vas a trabajar y equiparla con todo lo necesario para estar cómodo y poder concentrarte.

Dentro de tus posibilidades, prepara un espacio alejado de las zonas comunes con buena iluminación natural.

Piensa, por ejemplo, que la concentración te permite ser más productivo y, al ser más productivo, no tendrás que prolongar innecesariamente tu jornada, lo que se traduce en una disminución del gasto energético superfluo.

Valora el coworking

En lo referente a este aspecto puedes valorar 2 opciones. La primera es la de analizar la posibilidad de alquilar un espacio de coworking cuyo precio incluye los suplidos de luz, agua, calefacción, y algunos de ellos, alquiler de todo tipo de materiales. Algunas empresas se lo proponen, incluso, al trabajador.

La otra opción es organizar un coworking en tu propia casa con amigos o familiares que se encuentren en la misma situación que tú, siempre que dispongas del espacio necesario. Es una manera de compartir los gastos y ahorrar dinero.

Prepara un menú semanal

Dado que ya no tienes que comer fuera de casa puedes organizarte mejor, comer más sano y, además, ahorrar en tu factura energética, tanto si tu cocina es eléctrica como de gas.

Si utilizas electrodomésticos como el horno, vitrocerámica o freidora de aire, al cocinar en fin de semana para toda la semana vas a reducir tu factura de la luz si cuentan con tarifas PVPC.

Así las cosas, prepara tu menú semanal en sábado o domingo que son horas valle durante todo el día y la luz es más barata.

Compara las tarifas de energía de tu vivienda

Aprovecha el tiempo que ahorras en desplazamientos para realizar un estudio sobre las tarifas energéticas que tengas contratadas. Son determinantes para que puedas recortar gastos a final de mes.

Puedes analizar la posibilidad de contratar una tarifa dual de gas y luz con tu empresa suministradora que puede abaratar el coste de la energía.

Cuida tu salud

Si pasas mucho tiempo sentado, te expones a padecer problemas circulatorios, contracturas, etc., pero, además, te hará más sensible al frío, precisamente por la falta de actividad física.

Esto va a provocar que necesites elevar la temperatura de tu calefacción para alcanzar el confort térmico, es decir, una temperatura que te permita estar cómodo mientras teletrabajas.

Aprovecha la flexibilidad que te proporciona trabajar desde casa y el tiempo que ganas al no tener que desplazarte hasta tu puesto de trabajo e incorpora rutinas de ejercicios y descansos regulares.

Aprovecha la luz natural

Siempre que puedas, aprovecha la luz natural de tu espacio de trabajo para ahorrar en tu factura de la luz.

Asimismo, se trata de una luz que impulsa la productividad de las personas.

En el caso de que la luz te deslumbre a ciertas horas del día puedes instalar estores, cortinas o toldos para evitarlo.

Pásate a la tecnología LED

Las luces LED son grandes aliadas para reducir tu consumo en iluminación pudiendo significar hasta un 80 % de ahorro energético con respecto a las convencionales.

Además de tratarse de una iluminación de bajo consumo, la tecnología LED proporciona una calidad lumínica muy alta.

Para trabajar, elige una temperatura de color fría o neutra y bombillas con un alto índice CRI (del inglés Color Rendering Index) o índice de reproducción cromática.

Se trata de luminarias que no alteran los colores naturales y propician la concentración.

Invierte en equipos eficientes

Una de las claves del ahorro energético es invertir en equipos que cuenten con una etiqueta energética de alta eficiencia, esto es, lo más cercana a la letra A como sea posible.

Desde tus electrodomésticos a tus equipamientos electrónicos, cuanto más eficientes sean, mayor y mejor aprovechamiento de la energía harán.

En el caso concreto de los ordenadores y las pantallas, puedes valorar trabajar con dispositivos portátiles que tengan baterías eficientes. Puedes cargarlos en hora valle para utilizarlos en horas puntas.

Programa la temperatura ideal de la climatización

De acuerdo con lo estipulado por el Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la temperatura ideal de una vivienda son 19 ºC en invierno y 27 ºC en verano.

Ten presente que una temperatura demasiado elevada o demasiado fría, afecta a tu salud e impacta negativamente en tu rendimiento.

Una manera sencilla de mantenerla es gracias a sistemas de climatización que puedan integrarse en un sistema de domótica.

A través de dispositivos como los cronotermostatos, puedes programar diferentes escenarios para adaptar la temperatura a las necesidades reales a lo largo del día.

Organízate y sé productivo

Establece un horario de trabajo, evita las distracciones y la gestión de llamadas personales, uso de redes sociales o aplicaciones de mensajería, etc.

Avisa a tu entorno de que estás trabajando para evitar interrupciones no deseadas en tu agenda que se traduzcan en alargar tu jornada.

Integra gestos sostenibles

Pequeños gestos como apagar la luz y tus equipos cuando no los utilices o bajar la temperatura de tu despacho si no estás en él durante un tiempo prolongado, te ayudan a ahorrar.

En ese sentido, la zonificación de la climatización de tu hogar es una forma sencilla de gestionar mejor la energía.

Refuerza el aislamiento

Aislamiento térmico y ahorro energético van de la mano.

Por muchos esfuerzos que hagas en invertir en sistemas de climatización eficientes, si tu aislamiento no es bueno perderás mucha energía a través de los puentes térmicos.

De modo que, si quieres ahorrar energía mientras teletrabajas, refuerza el aislamiento de tu despacho.

Evita las aplicaciones en segundo plano innecesarias

Las aplicaciones que se desarrollan en segundo plano en tu ordenador o cualquier otro dispositivo que utilices para el trabajo se convierten en vampiros eléctricos de tus equipos que van a necesitar una mayor cadencia de carga.

Desactiva todas las que no utilices desde los ajustes de tus aparatos.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el