Gas

¿Cómo hacer el mantenimiento de los quemadores de gas de la cocina?

Saber cómo hacer correctamente el mantenimiento de los quemadores de gas de la cocina te ayudará no solo a reducir riesgos de seguridad, sino también a aumentar la vida útil de este electrodoméstico indispensable en una vivienda. 

En este artículo te vamos a hablar de los tipos de mantenimiento de los quemadores de gas que puedes hacer, así como de algunos trucos y consejos para que los mantengas como el primer día y así retrasar su sustitución o posibles reparaciones y el consabido gasto. 

Toma nota desde este enlace si quieres ampliar la información sobre las inspecciones periódicas de las instalaciones de gas

Tipos de mantenimiento de los quemadores de gas

Los tipos de mantenimiento de los quemadores de gas de una cocina dependen directamente de lo que quieras conseguir. Así, los dos tipos principales varían en función de si lo que quieres es prevenir o corregir averías o fallos.

Mantenimiento preventivo

El mantenimiento preventivo incluye todas las tareas enfocadas en asegurar la seguridad, el respeto por el medioambiente y el óptimo rendimiento energético de la cocina.

Es recomendable que hagas un mantenimiento preventivo desde el momento en que la compras y durante toda la vida útil de la cocina. Digamos que el mantenimiento preventivo es una carrera de fondo a largo plazo.

Las tareas relacionadas con el mantenimiento preventivo varían en función de su importancia y de ahí saldrá la frecuencia con la que debas realizarlas. Ten en cuenta que podrán ser diarias, semanales o mensuales.

Mantenimiento correctivo

Por su parte, el mantenimiento correctivo se enfoca en todas aquellas tareas relacionadas con la reparación de averías o fallos. 

Dado que las averías y fallos son fortuitos no hay unas fechas previstas a priori en las que realizar el mantenimiento del quemador de gas, sino que deberás afrontarlas a medida que vayan apareciendo. 

En el mantenimiento correctivo el largo plazo desaparece para dejar sitio al aquí y ahora. 

Mantenimiento quemadores de gas cocina

Consejos y trucos para hacer el mantenimiento de los quemadores de gas

Los quemadores de gas de la cocina se ven expuestos a diario a la grasa y a la suciedad que se acumula en ellos con gran facilidad por el simple uso. 

Existen distintos procedimientos y productos –naturales o químicos– a los que puedes recurrir para conseguir una buena limpieza y un correcto mantenimiento. 

Alambre para destaponar

Si los orificios de los quemadores están tan taponados que con la simple limpieza no es suficiente para conseguir que se liberen, tendrás que recurrir a usar un alambre o una aguja para forzar que la suciedad salga. 

Ojo, porque si eliges usar una aguja deberás poner un extra de cuidado en la operación de limpieza para evitar que se parta y se quede dentro. De darse esta situación sería peor el remedio que la enfermedad.

El proceso de limpieza es muy sencillo, mete el alambre en los agujeros de los quemadores y sácalo con cuidado comprobando que tras la operación quedan liberados de posibles restos de suciedad. 

Zumo de limón 

El zumo de limón es un gran aliado natural, además de ser económico y muy eficaz para mantener tus quemadores de gas limpios y en buen estado. 

Solo tienes que poner agua caliente con zumo de limón en un recipiente y sumergirlos dejando que la mezcla actúe como destacador y desengrasante. 

Pasados un tiempo, procede a retirar los restos con un trapo y seca el quemador de gas. 

Deja pasar un par de minutos más antes de volver a encender la cocina para asegurar que están bien secos y que no hay restos de la mezcla que puedan dificultar la ignición del gas y el correcto funcionamiento de los quemadores.  

Vinagre 

El vinagre es otro producto barato y muy eficaz a la hora de conseguir destapar los agujeros de los quemadores con un alto porcentaje de éxito. 

Nuevamente, el proceso es sencillo. 

Seca los quemadores y rocíalos con vinagre, ayúdate de un trapo o de una esponja para frotarlos a conciencia.

Deja pasar un tiempo para que el vinagre haga su magia y después pasa los quemadores bajo el chorro de agua fría para eliminar los restos de suciedad y el vinagre que pueda quedar.

Otra opción es sumergir los quemadores en agua tibia mezclada con un vasito de vinagre y dejar que actúe durante varias horas. Para rematar la limpieza procede a lavarlos con agua tibia y jabón neutro usando un estropajo para eliminar definitivamente la grasa acumulada. 

En los dos casos, asegúrate de secar bien los quemadores después de limpiarlos. Para ello, espera unos minutos extra para asegurar el secado por completo. Una vez transcurrido el tiempo, ya puedes proceder a encender la cocina para comprobar que la limpieza ha sido un éxito. 

Productos específicos desengrasantes

Otra opción posible es aplicar en la limpieza de los quemadores de gas de tu cocina productos específicos para desengrasar. Huelga decir que esta solución no es natural y que es más cara que las anteriores. 

La eficacia de los productos desengrasantes está totalmente comprobada y la forma de uso a emplear será la marcada por el fabricante. Lee detenidamente sus instrucciones antes de proceder a la limpieza, observar sus instrucciones es fundamental para que el resultado sea lo más óptimo posible.

¿Quieres conocer más sobre otras alternativas para cocinar como la inducción electromagnética? Clica en el enlace.

¿Quieres que te ayudemos?

¡Te llamamos gratis!

Si necesitas ayuda para escoger la tarifa de luz o gas que mejor se adapte a tus necesidades, rellena nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo de forma personalizada.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el