¿Cómo cambiar la domiciliación bancaria del gas?

Cambiar la domiciliación del gas natural es uno de los trámites más comunes en la gestión de tu contrato de suministro de energía. Aunque la mayoría de las compañías de gas lo ponen fácil y se trata de un procedimiento sencillo, te mostramos los pasos a seguir.

¿Cómo cambiar la domiciliación del gas?

El cambio de la cuenta bancaria en la que se cargan los recibos del gas es uno de los procedimientos más habituales en la gestión de los suministros de energía, si quieres que los pagos se realicen en una cuenta diferente de la que señalaste originalmente en el contrato.

La domiciliación bancaria es una de las formas más cómodas de realizar pagos periódicos como los de la luz o el gas, ya que, una vez un recibo se ha domiciliado, el banco es el que se encarga de cargar los importes en la cuenta, sin necesidad de que el cliente esté pendiente, evitando despistes y, a la postre, que te corten el gas.

Para realizar esta modificación, tienes que ponerte en contacto con tu compañía comercializadora e indicar que quieres que los recibos del gas se realicen en otra cuenta. Ellos te indicarán cómo realizarlo. 

Existen tres vías para llevar el proceso a cabo con completas garantías de seguridad:

  • De manera presencial, en las oficinas físicas de tu compañía de gas.

  • Online, a través del área privada de clientes o de la app de tu comercializadora.

  • Por teléfono, llamando a los números de atención al cliente de la compañía.

El cambio de domiciliación del gas es un trámite 100% gratuito para el usuario, y lo tiene que realizar preferiblemente la persona titular del contrato de gas en cuestión. 

¿Domiciliación o cambio de titular?

En ocasiones el cambio de domiciliación se realiza al mismo tiempo que el cambio de la persona titular del contrato de gas, ya que, si la persona que tiene a su nombre los contratos varía, también lo hace el número de cuenta al que van asociados los recibos.

Es importante que no confundas ambos procedimientos, ya que tienen implicaciones muy distintas. 

Cambiar la domiciliación del gas supone simplemente que los importes de las facturas por los consumos se cargarán en una cuenta bancaria distinta, pero la responsabilidad del contrato (tarifas, mantenimiento, pagos) sigue siendo de la persona que figura –y figuraba– como titular. 

Si la persona en cuya cuenta se han domiciliado los recibos incurre en retrasos o en impagos, el titular del contrato de gas será finalmente quien responda como moroso ante la compañía suministradora. 

Documentación necesaria para cambiar la domiciliación de los recibos

Esta es la documentación necesaria para cambiar la domiciliación bancaria de tus recibos del gas:

  • Nombre, apellidos y DNI del titular del contrato de gas.

  • Nombre, apellidos y DNI del titular de la cuenta bancaria, si no es el mismo que el titular del contrato de gas.

  • Datos de la cuenta bancaria en la que se cargarán los recibos, con su código IBAN.

Algunas compañías podrían solicitarte que cumplimentes una autorización o mandato SEPA firmado para autorizar el cobro de las facturas de gas en dicha cuenta bancaria. 

¿Necesitas ayuda para contratar o cambiar de compañía de gas?
Cambiar domiciliación

¿Quién tiene que solicitar el cambio de cuenta bancaria?

Con norma general, el cambio de domiciliación de los recibos de gas lo debe solicitar el titular del contrato a su comercializadora. Algunas compañías permiten que esta solicitud la haga el titular de la cuenta bancaria, pero no es lo más habitual. Te recordamos que es un trámite totalmente gratuito y que puedes efectuarlo tantas veces como desees.

Diferencias entre cambio de domiciliación y cambio de titular

Como hemos visto previamente, cambiar la cuenta de domiciliación de los recibos del gas no implica obligatoriamente tener que modificar también el titular del contrato, en caso de que no sea la misma persona la que paga los recibos y la que ostenta la titularidad de la luz.

Algunos comentarios al respecto de este tema:

  • Cambiar el titular del contrato de gas supone que la responsabilidad legal del suministro y de la gestión del contrato se transfiere a una nueva persona.

  • Cambiar la domiciliación bancaria implica que el importe de las facturas de gas se cargarán automáticamente en una nueva cuenta, que puede ser del titular del contrato o de otra persona, por ejemplo, de un inquilino.

 

¿Quieres que te ayudemos a elegir?

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el