Movilidad eléctrica: qué es, por qué es importante y cuáles son sus ventajas

La movilidad eléctrica impulsa el transporte de personas y mercancías en vehículos alimentados por electricidad con el fin de reducir las emisiones contaminantes y proteger el medioambiente de su impacto nocivo. 

En este contexto, la electrificación del sector del transporte es uno de los puntos de desarrollo fundamentales de la transición energética de la economía a este suministro y afectará a todos los ámbitos de la sociedad. 

Antes o después, la movilidad eléctrica acabará impactándote. Por esta razón, consideramos que es importante que sepas qué es y cuáles son sus ventajas

¿Qué es la movilidad eléctrica?

La movilidad eléctrica es todo desplazamiento de personas, bienes o mercancías por un medio de transporte alimentado por energía eléctrica.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) apunta las oportunidades económicas, que se suman a las medioambientales, ofrecidas por el proceso de descarbonización de la economía promulgada por la Unión Europea. 

Esta transformación de la economía será posible a través de nuevos modelos de negocio ligados a la movilidad sostenible, el autoconsumo y las energías renovables innovadoras, donde la electromovilidad cuenta con un papel destacado.  

 Movilidad eléctrica

Tipos de vehículos eléctricos que existen

La movilidad eléctrica hace referencia a diferentes tipos de transporte, tanto de personas como de mercancías, que abordamos en las siguientes líneas. 

Vehículos eléctricos 

En esta clasificación se engloban 6 tipos de vehículos eléctricos:

  1. Vehículos eléctricos de baterías (BEV) o eléctricos puros. Se alimentan exclusivamente de electricidad que almacenan en sus baterías. 
  2. Vehículo eléctrico de autonomía extendida (EREV). Combina un motor de combustión, que se utiliza para recargar las baterías, con motores eléctricos que proporcionan una tracción 100 % eléctrica.
  3. Vehículo híbrido (HEV) o híbridos purosSon los híbridos no enchufables con un motor de combustión y varios eléctricos, así como baterías que se recargan tanto con el motor de combustión como con la frenada regenerativa.
  4. Vehículo híbrido enchufable (PHEV). Son vehículos híbridos como los anteriores, con el añadido de que se pueden enchufar a la red eléctrica para recargar la batería. 
  5. Vehículos eléctricos con pila de hidrógeno (FCEV). Obtienen la energía a través de una reacción química en su pila de hidrógeno. Aunque no son vehículos eléctricos propiamente dichos, sí son considerados en la clasificación por sus bondades medioambientales y económicas. 
  6. Vehículos microhíbridos (MHEV) o híbridos ligeros. Se trata de vehículos prácticamente iguales a los de combustión, que pueden ser de gasolina o diésel, pero que incorporan un pequeño sistema de apoyo eléctrico para momentos específicos. 

En lo que respecta a los MHEV y dadas sus características, algunos expertos los excluyen de la categoría de vehículos de movilidad eléctrica en favor de los híbridos puros o enchufables.

Vehículos de Movilidad Personal

Los vehículos de movilidad personal (VMP) engloban todos los vehículos de una única plaza propulsados por motores eléctricos. 

En esta categoría se incluyen las bicicletas eléctricas, scooters, patinetes, monociclos, hoverboard o segways. 

Es importante señalar que este tipo de vehículo no puede exceder los 25 km/h.

El gran reto de la movilidad eléctrica

Uno de los elementos más desafiantes a la hora de impulsar la movilidad eléctrica es el desarrollo de una infraestructura de recarga mucho más robusta que la existente, sobre todo, de alta capacidad. 

El impulso de las electrolineras busca facilitar la realización de desplazamientos interurbanos de larga distancia extendiendo las aplicaciones de los vehículos eléctricos. 

En este mismo orden de cosas, este esfuerzo acerca la industria del automóvil a la meta marcada en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 para alcanzar los 5 millones de vehículos eléctricos en 2030.

Ventajas de la movilidad eléctrica

La apuesta por la movilidad eléctrica se sustenta en ventajas estratégicas para el desarrollo de un nuevo paradigma económico y social. 

Mejora la calidad del aire

La movilidad eléctrica permite mitigar el daño ocasionado en el medioambiente por la combustión de combustibles fósiles

Cabe recordar llegados a este punto, que la meta marcada por el Pacto Verde Europeo es la de que Europa alcance la neutralidad climática en 2050.

Es más eficiente

La eficiencia energética del motor eléctrico es muy superior a la del motor de combustión. 

La cantidad de energía mecánica aprovechada en el movimiento de un automóvil de combustión interna en relación a la energía almacenada es muy inferior al de un vehículo eléctrico. 

Disminución de la contaminación acústica

La transformación del parque automovilístico en movilidad eléctrica ayuda a reducir la contaminación acústica de las ciudades y que es debida en gran medida al tráfico de vehículos de combustión. 

Impulsa la creación de nuevos puestos de trabajo

Según el Anuario 2022/2023 de la movilidad eléctrica de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE), la movilidad eléctrica ha supuesto la creación de más de 5.000 puestos de trabajo directos en el año 2022. 

Concretamente, en empleos vinculados a las infraestructuras de recarga, así como servicios de renting y alquiler de vehículos eléctricos, y también de movilidad compartida.

Crea oportunidades tecnológicas

La implementación a gran escala de la movilidad eléctrica debe afrontar retos de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación tecnológica), así como retos en el desarrollo de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y digitalización. 

Lo ilustramos con algunos ejemplos de ambas áreas de actuación:  

  • Retos I+D+i. Desarrollo de baterías más eficientes para dotar al vehículo de mayor autonomía y mejorar la reconversión de las baterías utilizadas en apoyo a la economía circular. Por otro lado, los vehículos incluso parados, pueden convertirse en acumuladores de energía en horas valle, energía que podrán verter a la red en horas punta, fomentando el ahorro y la eficiencia. Gracias a esta capacidad se reforzará la estabilidad de la red eléctrica. 
  • Retos TICs y proceso de digitalización. Despliegue de la tecnología 5G para una Movilidad Conectada y Automatizada (CAM), así como los sistemas de transporte inteligentes cooperativos (STI-C) que facilitan la comunicación entre vehículos.
¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el

Tags

Movilidad eléctrica