Autoconsumo remoto: qué es, cómo funciona y cuáles son sus ventajas

El autoconsumo remoto es un modelo de producción a través de instalaciones de energía renovable que democratiza el acceso a una electricidad limpia y sostenible, además de ayudar a combatir la escalada de precios. Está pensado para el ahorro en la factura de la luz de personas y empresas que, por diferentes razones, no pueden instalar paneles solares.

Si aún no sabes qué es el autoconsumo remoto, sigue leyendo. Vamos a profundizar en su definición, funcionamiento y en las ventajas que ofrece este sistema de autoconsumo.

¿Qué es el autoconsumo remoto?

El autoconsumo remoto es el alquiler de derechos de explotación de paneles solares que no están instalados en el punto de consumo sino en un parque solar para que la persona que los alquila pueda consumir la energía verde generada por ellos.

De esta manera, pueden beneficiarse de una electricidad limpia y ahorrar en su factura de la luz las personas que no disponen de espacio en sus viviendas o negocios para instalar placas solares, aquellas que sí disponen de espacio pero la orientación no es óptima o cuando existe una ley que lo impide.

Los huertos solares pueden estar situados a varios kilómetros de distancia del lugar de consumo y las empresas que ofrecen este servicio de autoconsumo remoto son compañías especializadas en el suministro energético que deben contar con los permisos oportunos para desempeñar esta labor.

En lo que respecta a la cantidad de paneles que se deben alquilar, al igual que ocurre con una instalación fotovoltaica convencional, es preciso que lleves a cabo un análisis de tu consumo y que determines para qué vas a utilizar la energía producida a fin de saber cuántas placas solares necesitas.

En otras palabras, debes establecer la potencia que necesitas cubrir con este autoconsumo renovable.

El objetivo del autoconsumo remoto no es el de sustituir las instalaciones de paneles solares tradicionales, sino el de que toda persona y comercio pueda tener acceso a una energía limpia, renovable y sostenible que les permita reducir sus facturas energéticas.

Autoconsumo remoto

¿Cómo funciona el autoconsumo remoto?

El funcionamiento del autoconsumo remoto se basa en la energía que se produce en grandes parques solares fotovoltaicos gestionados por empresas especializadas que establecen acuerdos con las empresas distribuidoras oficiales.

Antes de entrar en detalle del funcionamiento de estos modelos, es preciso señalar que algunas empresas ofrecen un pack combinado de generación de energía mediante varias fuentes renovables como pueden ser energía solar e hidráulica.

La relación entre los productores de energía remota y el consumidor final se organiza de la siguiente manera:

  • Alquilas paneles solares con base en la energía que necesitas con el único requisito de contar con un contador digital de luz que acredite el uso que haces de los paneles para poder compensarlo.
  • Firmas un contrato, generalmente a 30 años que coincide con la vida útil de los paneles, en los que recibes el equivalente a la energía generada por ellos a coste 0.
  • La energía que se produce en esos huertos solares se vierte a la red eléctrica mejorando el acceso y la continuidad de la electricidad verde o renovable.
  • A ti se te descuenta en tu factura de la luz el importe proporcional a la energía producida por las placas contratadas con un modelo que se asemeja a la compensación de los excedentes de las instalaciones individuales.
  • Si necesitas más energía de la producida, por norma general, se te venderá a precio de mercado.
  • Comienzas a amortizar el alquiler de tus placas solares desde el primer momento.

Una cuestión importante es la que se plantea cuando, teniendo un contrato firmado a 30 años, debes mudarte.

En este caso, puedes seguir disfrutando de la energía producida en tu nueva vivienda puesto que no estás supeditado al emplazamiento de los paneles sino a la cantidad de energía que producen.

¿Cuáles son las ventajas del autoconsumo solar remoto?

Las ventajas del autoconsumo solar remoto son múltiples, muchas de ellas ligadas a la rentabilidad como puedes descubrir en los siguientes puntos:

  • Rentabilidad de la instalación. Las placas solares se instalan con la orientación óptima y se localizan en lugares que aseguran una buena producción.
  • Accesibilidad a una energía limpia. No se necesita espacio en el lugar de consumo por lo que toda persona o empresa puede beneficiarse de este modelo de producción energético.
  • Protección del medioambiente. La electricidad generada es limpia y sostenible.
  • Reducción de los costes de inversión y mantenimiento que en las instalaciones individuales debe asumir el propietario.
  • Simplificación de los trámites. Alquilar un servicio de autoconsumo eléctrico remoto evita que tengas que cumplir con los requisitos técnicos y solicitar los permisos que toda instalación de autoconsumo individual requiere.
  • Ahorro en la factura de luz. Según los paneles contratados, puedes llegar a la factura 0 €, ya que se aprovecha toda la energía generada, aunque esta posibilidad depende de las características y cláusulas del contrato de cada compañía.
  • Adaptabilidad a todo tipo de perfiles. Personas físicas o jurídicas, comunidades de propietarios, instituciones y, en definitiva, todo tipo de usuarios pueden beneficiarse de este modelo.
  • No hay un límite de paneles que puedas contratar, como puede ocurrir con el autoconsumo colectivo o individual cuando se utilizan instalaciones comunes.
  • Seguridad de disfrute. En el caso de que debas mudarte, tal y como hemos avanzado hace unas líneas, puedes seguir disfrutando de la energía producida por los paneles que tengas alquilados.

Diferencia entre comunidad solar y comunidad energética

Una comunidad solar se diferencia de una comunidad energética en que esta última es una entidad jurídica enfocada a ofrecer servicios energéticos a un grupo de personas, comunidad, parque industrial, barrio, etc.

Estas comunidades pueden ser solares pero no exclusivamente, pudiendo generar energía bajo otros modelos basados en energías renovables como la eólica.

En cualquier caso, la tarifa de luz que ofrece tu suministradora de energía es uno de los elementos esenciales para ahorrar en tu factura eléctrica.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el