Luz

¿Cuánto consume Alexa en nuestros hogares?

Conocer el consumo de Alexa de luz es importante para gestionar mejor el consumo energético total de tu vivienda. Piensa que incluso estando en reposo este asistente virtual, a pesar de sus muchas bondades, consume electricidad. Controlar el gasto es importante y el primer paso para conseguirlo es conocer cuánto gastan cada uno de tus dispositivos.

En este orden de cosas, este asistente virtual puede ayudarte a gestionar mejor el consumo de tu hogar gracias a las muchas funciones que incluye. 

En este artículo vamos a profundizar justamente sobre el consumo de Alexa, además de ofrecerte una serie de pautas para que puedas ahorrar energía con ella.

¿Qué es Alexa?

Alexa es un asistente virtual controlado mediante una tecnología de reconocimiento de voz combinada con inteligencia artificial que fue creado por Amazon en 2014.

Funciona acoplándose a altavoces inteligentes compatibles que se conectan a internet y que reconocen tus comandos de voz.

Este dispositivo, una vez que lo activas diciendo su nombre “Alexa…”,  te permite entre otras funcionalidades:

  • Ofrecer respuestas a tus preguntas.
  • Buscar información en internet.
  • Ayudarte a organizar tu agenda, así como crear y dar seguimiento a tus citas.
  • Escuchar música o tus podcasts favoritos.
  • Controlar todo tipo de dispositivos inteligentes como luminarias LED, enchufes, electrodomésticos, sistemas de climatización, etc.
  • Gestionar las funciones de tu smartphone, realizar llamadas, etc.
  • Supervisar el consumo de energía de los aparatos conectados al sistema.

Estas opciones pueden ir ampliándose gracias a las llamadas Alexa Skills que son aplicaciones que van sumando más y más funciones.

Cada vez son más numerosos los electrodomésticos que pueden conectarse a este asistente, además de enchufes inteligentes, relojes o aparatos electrónicos de toda índole.

Consumo Alexa hogar

¿Cuál es el consumo anual de Alexa?

El consumo anual de Alexa se sitúa entre 1 y 4 vatios (W) por hora lo que arroja un cómputo anual de entre 8.760 W (17,52 kW) y 26.280 W (26,28 kW).

Este resultado no es muy elevado y su impacto será mínimo en tu factura de la luz.

Sin embargo, considera que se encuentra supeditado a factores como:

  • El uso que haces del dispositivo. No es lo mismo que permanezca la mayor parte del tiempo en reposo, a que lo utilices frecuentemente para todo tipo de tareas.
  • La tecnología que incorpora. Existen diferentes tipos de altavoces inteligentes que puedes conectar al sistema, y dependiendo del modelo su consumo puede variar. Por ejemplo, el Echo Dot consume un poco más de 1 W, mientras que el Echo Spot o el Home Pod superan los 3 W.
  • Tu tarifa eléctrica contratada. La tarifa eléctrica es siempre un elemento a considerar cuando hablamos de consumo eléctrico, puesto que determina el precio al que vas a pagar la energía. Por este motivo, es tan importante elegir una tarifa de luz que responda a tus necesidades.

El sistema de Alexa ha sido pensado para permanecer encendido las 24 horas del día, los 7 días de la semana y ofrecer a sus usuarios cada vez más funciones que van desde escuchar música a crear su propio sistema de domótica para gestionar a distancia los electrodomésticos.

¿Cuál es el consumo de Alexa en reposo?

Un dato que puede sorprenderte en el consumo de Alexa es el que lanza la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). El organismo advierte que los altavoces tipo Alexa consumen en reposo 26 kWh/año, un consumo similar al de una caldera de gas que se sitúa en torno a los 27 kWh/año.

De esta manera, Alexa, al igual que otros asistentes virtuales, pueden convertirse en vampiros eléctricos, entre los que se encuentran también las pantallas con información permanente, los sistemas de control de humedad o de energía, los relojes internos, así como otros electrodomésticos en reposo o en stand-by.

De todas maneras, si comparas lo que consume Alexa en funcionamiento con lo que consume estando en reposo, llegarás a la conclusión de que la diferencia no es significativa. Resulta más interesante explorar cómo puede ayudarte a ahorrar luz en casa.

Por otro lado, frente al consumo de otros electrodomésticos como el frigorífico, este asistente virtual no supone un gran gasto como has podido comprobar.

¿Cómo puedes ahorrar energía utilizando Alexa u otro asistente virtual?

En los siguientes apartados vas a descubrir cómo puedes ahorrar con Alexa, tanto optimizando su uso como con algunas de las funciones que integra y de las que te vamos a hablar seguidamente.

Desactiva Alexa o alguna de sus funciones

Ya hemos visto que el consumo de Alexa es bajo aunque siempre puedes reducirlo si apagas el dispositivo cuando no lo estés usando.

Otra medida que puedes aplicar para ahorrar energía es la de reducir el brillo y desactivar las funciones que no utilices. Este consejo puedes aplicarlo a todo tipo de aparatos electrónicos.

En todo caso, para potenciar el ahorro significativamente, quizá la mejor opción es explorar cómo te puede ayudar Alexa a optimizar el consumo de los electrodomésticos que gastan mucha más energía, como puede ser la climatización.

Crea un sistema de domótica sencillo

Alexa te permite potenciar al máximo las ventajas de lo que se llama internet de las cosas (IoT), esto es, el conjunto de dispositivos físicos que reciben y transfieren datos entre ellos y con la nube a través de internet. 

Esto te permite disfrutar de un sistema de domótica, conectando tus aparatos a Alexa para vincularlos. A continuación, puedes crear grupos o rutinas que pauten su funcionamiento.

Entre las opciones que ofrece, se encuentran el programar el encendido y apagado, así como activar un programa determinado basado en tus hábitos de consumo.

Supervisa el consumo de tus aparatos

No solo puedes gestionar tus dispositivos, entre sus funciones Alexa también te proporciona un panel de control que te permite supervisar el funcionamiento y consumo de tus aparatos inteligentes conectándolos al wifi de tu casa.

Esto es posible gracias a su Energy Dashboard con el que Alexa te brinda la posibilidad de conocer el consumo de electricidad de tus electrodomésticos.

Esta función es de gran relevancia, no solo para ahorrar en tu factura de luz, sino para analizar si debes cambiar algún aparato por otro más eficiente, o bien para cambiar tu tarifa eléctrica si no se adapta a tus necesidades.

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el