Eficiencia energética industrial: claves para mejorarla

La eficiencia energética industrial es uno de los pilares para conseguir reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y avanzar en la descarbonización de las sociedades. El impacto económico y ambiental de la energía utilizada en el sector industrial es innegable, y optar por una mejora en la gestión energética de los recursos y en la producción resulta determinante.

Por sus importantes implicaciones, en este artículo vamos a profundizar sobre qué es la eficiencia energética industrial y a compartir contigo 5 claves para mejorarla.

¿Qué es la eficiencia energética industrial?

La eficiencia energética industrial es un conjunto de medidas enfocadas a mejorar el aprovechamiento de los recursos energéticos y su obtención, sin mermar la calidad de los procesos y consolidando la continuidad de la organización.

Este movimiento de optimización de los procedimientos requiere, además, la reducción del desperdicio de la energía.

El objetivo es minimizar las consecuencias para el medioambiente y la vida de las personas utilizando una menor cantidad de energía, mientras se mejora la productividad y la calidad de productos y servicios.

El proceso de descarbonización de la industria requiere combinar acciones puntuales con objetivos estratégicos para desarrollar soluciones integrales que impacten en toda la empresa y que atienden a 3 factores básicos:

  1. Impulso de la eficiencia energética de la totalidad de los procesos.
  2. Potenciación del uso de energías renovables.
  3. Desarrollo de soluciones tecnológicas e innovadoras limpias como pueden ser la bioenergía o los combustibles sintéticos.

El éxito de la implantación de una estrategia para la mejora de la eficiencia energética industrial radica en que las medidas que se tomen puedan ser susceptibles de un seguimiento y de una medición.

Eficiencia energética industrial
Rebaja tu factura de luz y gas con nuestra guía de ahorro energético
Solo puede contener dígitos
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores

Tipos de eficiencia energética industrial

Tal y como te hemos avanzando, la estrategia para la eficiencia energética industrial debe ser global, actuando en cada dimensión de la empresa gracias a los siguientes tipos de eficiencia industrial.

Eficiencia energética técnica

Engloba los elementos físicos de entradas (inputs) y salidas (outputs) de los procesos industriales como pueden ser materias primas, la energía consumida, etc.

El objetivo es reducir los inputs y, en el mejor de los casos, aumentar los outputs, gracias a soluciones tecnológicas sostenibles, mejora de los protocolos operacionales, etc.

Eficiencia energética económica

Se centra en reducir al máximo los costes de producción de bienes o servicios, o bien aumentar la tasa de productividad mientras se realiza un mejor aprovechamiento de los recursos.

Eficiencia energética medioambiental

En este plano de acción, íntimamente ligado a los anteriores, se busca reducir las emisiones de gases contaminantes y residuos, así como lograr un mayor aprovechamiento de los recursos en todo el ciclo de vida de la organización.

¿Necesitas ayuda para contratar o cambiar de compañía de luz?

5 claves para mejorar la eficiencia energética industrial

La eficiencia energética industrial puede mejorar atendiendo a procesos claves que incluyen múltiples medidas para la implantación de la estrategia como los que compartimos a continuación.

Optimización energética de los procesos

El primer paso para la optimización energética de los procesos es la evaluación de todas las áreas y equipos que intervienen en la empresa.

Gracias a este análisis puedes detectar los problemas que existen y clasificarlos para poder encontrar soluciones adaptadas para desarrollar un plan de ahorro energético en empresas.

En esta mejora, debes valorar la automatización de algunas fases de los procesos para mejorar la producción, además de realizar un mantenimiento preventivo con el objetivo de evitar averías y a alargar la vida útil de los equipos.

En definitiva, debes llevar a cabo cualquier cambio operacional que te permita gestionar mejor la demanda de energía.

Energías renovables y autoconsumo

Las energías renovables protegen el medioambiente, propician la independencia de suministros externos a la organización. Esto abarata los costes amortizando la inversión más rápido.

Valora realizar una instalación de autoconsumo fotovoltaico para abastecer parte de tu demanda, vas a conseguir abaratar la factura eléctrica de tu empresa, además de poder optar a ayudas y subvenciones por potenciar el uso de energías renovables.

Mejora de las instalaciones

La mejora de las instalaciones repercute no solo en un ahorro energético sino en un aumento de la producción. Actúa sobre estos puntos:

  • Climatización. Puedes instalar sistemas de climatización eficientes como la aerotermia. Aprovecha el calor que se puede extraer de equipos frigoríficos gracias a intercambiadores que proporcionan Agua Caliente Sanitaria (ACS). Asimismo, puedes instalar sensores para detectar averías.
  • Aislamiento. Por otro lado, reforzar el aislamiento y romper los puentes térmicos va a ayudarte a ser más eficiente en la gestión de la energía al evitar las pérdidas.
  • Iluminación. Desde cambiar las luminarias convencionales por luces LED, hasta instalar sensores de movimiento en zonas de paso, activar controles a distancia o aprovechar la luz natural remodelando la infraestructura son algunas de las medidas que puedes implementar para una mayor eficiencia energética.

Monitorización energética y protocolos adaptados

La monitorización energética resulta una condición obligatoria en materia de eficiencia energética industrial para poder analizar las mejoras obtenidas con las medidas, corregir los posibles errores y poder justificarlas en caso de solicitar algún tipo de ayuda.

Piensa en contratar una auditoría para la gestión de la energía que te ayude a implantar una cultura de empresa de mejora continua que, además de mejorar la eficiencia energética, va a aumentar el valor de tu empresa y a potenciar su competitividad.

Digitalización e innovación tecnológica

La digitalización y la innovación tecnológica son dos grandes aliados de la eficiencia energética industrial puesto que ayudan a mejorar el rendimiento energético.

Valora renovar tus equipamientos e infraestructuras por versiones de bajo consumo que ofrezcan un mayor desempeño energético y faciliten el control de los procesos en tiempo real gracias a soluciones de domótica industrial.

Para conseguirlo la gestión de gran cantidad de datos con el Big Data, la inteligencia artificial o los sistemas automatizados y programables a distancia se muestran esenciales y proporcionan una gran agilidad en los análisis.

Ventajas de la eficiencia energética industrial

Invertir en eficiencia energética industrial desemboca en 6 grandes ventajas:

  1. Reducción de costes y gastos innecesarios.
  2. Incremento de la productividad y del beneficio.
  3. Mejora de la imagen corporativa gracias al compromiso social con la transición energética.
  4. Aumento de la competitividad al adoptar un movimiento de mejora continua.
  5. Disminución de las emisiones de gases contaminantes.
  6. Aplicación de la normativa sobre eficiencia energética recogida en el Real Decreto 56/2016 lo que te permite evitar sanciones por incumplimiento de la legalidad.
¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el