¿Qué es y cómo funciona una batería virtual?

Una batería virtual te permite gestionar el excedente de una instalación de autoconsumo fotovoltaico sin necesidad de realizar una inversión inicial monetaria ni de espacio para instalar baterías físicas. Su funcionamiento te permite un abastecimiento en invierno de la electricidad generada en verano, o bien su uso en una segunda residencia. 

Si estás considerando instalar paneles solares o potenciar la eficiencia de una instalación ya existente, es preciso que conozcas qué son las baterías virtuales y cómo funcionan

En este artículo, abordaremos esas y otras cuestiones que pueden interesarte como en qué contextos son ventajosas.

¿Qué es una batería virtual?

Una batería virtual es un sistema alternativo al de las baterías solares físicas en instalaciones de autoconsumo eléctrico, que almacena en la nube en forma de dinero el excedente de energía generada. 

Por lo anterior, también se la conoce igualmente como monedero solar o hucha solar. 

Es importante aclarar en este punto que estas baterías no existen físicamente ni tampoco virtualmente a través de ningún programa. En realidad, se trata de una manera automática de compensar la energía generada y no consumida en una instalación de autoconsumo con excedentes. 

Su funcionamiento basado en acumular el excedente en valor económico, se traduce en algo así como un saldo de energía a tu favor que te permite ahorrar en tu factura de la luz hasta llegar a la factura 0 €. 

Baterías virtuales

Tipos de baterías virtuales

Existen 2 tipos de funcionamiento en lo que respecta a las baterías virtuales: 

  1. Batería virtual única. La compensación de la energía generada se realiza en un único punto de suministro. 
  2. Batería virtual múltiple. Los excedentes generados se pueden compensar en otros suministros siempre que cuenten con un mismo titular y una única comercializadora.

¿Cómo funciona una batería virtual?

El almacenamiento y disposición del excedente almacenado en una batería virtual funciona de la siguiente manera. 

Fase de carga  

La energía sobrante que produce tu instalación de autoconsumo fotovoltaico no se acumula en ninguna batería, ya que, tal y como te hemos dicho la batería virtual no existe. Se trata de un concepto comercial.

Lo que se hace con ella es inyectarla en la red eléctrica. 

A continuación, la comercializadora con la que tengas contratado el suministro le asignará un valor con base en el precio de la energía en el mercado eléctrico mayorista en ese preciso momento.

A este valor se le restan los sobrecostes e impuestos aplicables. De esta manera, lo que se almacena es el dinero equivalente a la energía que has generado en función de la tarifa establecida. 

Fase de descarga 

Cuando tus paneles solares no pueden producir energía, como ocurre por la noche o cuando las condiciones climatológicas no permiten que puedan absorber la suficiente radiación solar, se retira de la red eléctrica la energía que necesitas. 

El valor de esa energía se descuenta de tu hucha virtual.

De este modo, la energía producida en verano puede igualmente utilizarse en invierno, o incluso, en una segunda vivienda.

En otras palabras, el proceso se basa en la compra y venta de energía por parte de la comercializadora y el consumidor al precio del mercado en el que se realizan las acciones y a las tarifas pactadas. 

Si tu instalación genera los excedentes suficientes, puedes llegar a la factura 0 €.

Ventajas de una batería virtual

La batería virtual ofrece una serie de ventajas que resulta necesario que conozcas. 

No requiere una inversión inicial

Al no tener que invertir en baterías solares físicas, es más sencillo acceder a una compensación de excedentes basada en el almacenamiento. 

Además, facilita el aprovechamiento de la energía para mayor eficiencia de los recursos renovables.

Facilita la gestión del almacenamiento

No debes responsabilizarte del mantenimiento de equipos de almacenamiento de electricidad, ya que se trata de un sistema que funciona de manera automática. 

Optimiza el espacio en la vivienda

Es una buena solución para instalaciones fotovoltaicas que generan muchos excedentes pero no disponen de espacio donde instalar baterías físicas. 

Contribuye a la estabilidad de la red eléctrica

Este tipo de diversificación de la producción de energía participa en el aumento de la estabilidad de la red eléctrica en España, en la que participan también las comunidades energéticas, por ejemplo.

Permite una gestión integral y planificada del ahorro

Este tipo de funcionamiento facilita que puedas planear tu consumo con una visión de ahorro más amplia. 

Es decir, al poder volcar el ahorro del verano en invierno, tus perspectivas de ahorro en la factura de la luz son mayores, dado que aprovechas la energía generada y le sacas partido a excedentes que perderías sin un sistema de almacenamiento adecuado. 

Desventajas de una batería virtual

Los inconvenientes de las baterías virtuales ponen de manifiesto la importancia de elegir una suministradora de electricidad. 

Te lo explicamos en detalle, ya que ambos se pueden solventar eligiendo una compañía que se adapte a tus necesidades.

Negociación con la comercializadora

Justo como te hemos comentado al principio de este artículo, las baterías virtuales son un servicio y la fórmula de compensación final se encuentra supeditada a la estrategia de cada compañía. 

Según la suministradora, ésta puede solicitar que el usuario pague una cuota mensual por el uso del servicio o puede establecer sistemas de compensación específicos según el usuario. 

Incertidumbre en el sector eléctrico

Actualmente, el mercado eléctrico atraviesa por un momento de incertidumbre que puede provocar fluctuaciones imprevistas en el precio de la energía. 

Por esta razón, resulta de gran interés contar con una suministradora que te ofrezca tarifas de luz competitivas y personalizadas. 

¿Cuándo te conviene instalar una batería virtual?

La batería virtual no se adapta a todos los perfiles, es importante que analices si te conviene considerando todos los factores que intervienen. 

Para orientarte, estos son los escenarios en los que sí puede ser ventajoso este monedero solar: 

Instalaciones de autoconsumo que generan muchos excedentes y que perderían el exceso de energía producida al sobrepasar el límite de compensación establecido por el Real Decreto 244/2019. Más concretamente, la compensación de la energía excedentaria no puede superar el valor de la factura mensual según la ley.

Instalaciones de autoconsumo con consumos estacionales muy diferenciados. 

Aquellos usuarios con intención de compensar el consumo de segundas residencias. 

Usuarios que no disponen de espacio o quieren minimizar la inversión inicial de sus instalaciones fotovoltaicas. 

Llegados a este punto, es necesario señalar que si te beneficias del bono social no puedes adherirte a este sistema, ya que son incompatibles. 

En este caso, debes valorar qué es lo que más te conviene para obtener un mayor ahorro de acuerdo con las características de tu instalación.

Diferencia entre batería virtual y batería física

La principal diferencia entre la batería virtual y la física es su funcionamiento

Mientras la batería física almacena energía, la virtual conserva un saldo a tu favor con el que poder comprar energía cuando lo necesites.

Al no ser exclusivas, puedes combinar las dos soluciones. Todo depende de las necesidades que tenga tu vivienda o empresa. 

En cualquier caso, recuerda que puedes valorar cambiar la tarifa de luz, si esta no responde a tus necesidades y teniendo en cuenta que es determinante en el ahorro de electricidad. 

¿Quieres ahorrar en luz y gas?

Comienza a reducir tu factura

Si quieres reducir tu factura de luz o gas pero no sabes cómo, rellena nuestro formulario y nuestros colaboradores se pondrán en contacto contigo para asesorarte.

Solo puede contener dígitos
Formato de correo inválido
Acepte los términos de privacidad
Debe aceptar recibir comunicaciones de nuestros colaboradores
Publicado el